24
Sáb, Feb

Avena - Lo que tu piel necesita

Typography

Hace tiempo que la avena dejó de ser sólo un alimento nutritivo, desde hace años, y cada vez más, este cereal genera mayor demanda en los productos de dermocosmética. Los que son consumidos por un alto porcentaje de mujeres a las que les gusta sentir su piel hidratada y suave como nunca. 

Al ser un producto natural que contiene grandes nutrientes, (proteínas, sodio, potasio, calcio, fósforo, magnesio, cobre, zinc, hidratos de carbono, grasas saludables, fibras, vitaminas, minerales y oligoelementos), como fin cosmético es extremadamente productivo y sumamente recomendable para la piel y el cabello, por eso su pedido es cada vez mayor para todas las edades.  

Una de las bondades que tiene la avena es su acción emoliente e hidratante, consecuencia de la formación de una capa protectora que hace que se aletargue la evaporación del agua manteniendo húmeda la piel. La barrera de defensa que crea hace frente a las agresiones externas, alivia irritaciones y mantiene el PH ideal debido a sus proteínas. Por todo esto, como crema los resultados son excelentes. 

Gracias a sus microesponjas naturales elimina las impurezas del cuerpo y residuos celulares cutáneos, mediante un proceso de absorción, manteniendo en excelente estado la estructura de la piel. Es muy buen producto limpiador, y ayuda a eliminar el acné y las espinillas. El fósforo hace que la dureza del agua disminuya generando una acción suavizante y relajante en la limpieza. Altamente recomendable para terapias dermatológicas y pieles hipersensibles, por ejemplo, para regenerar zonas ulcerosas que debido al tratamiento dejaron la piel extremadamente seca y también para paliar el ardor de las quemaduras y sus cicatrices. Descongestiona, previene y combate el prurito infantil a causa del uso de los pañales.  

Debido a la variedad de vitaminas que presenta, estimula la circulación sanguínea permitiendo que la piel luzca sana y fuerte; actúa como antiinflamatorio, reestructurante de la membrana celular, antioxidante, antiirritante, exfoliadora y purificadora, logrando el retraso del envejecimiento cutáneo. 

Respecto al cabello, al tener sílice ayuda a evitar su caída. 

Dicen que en la variedad está el gusto, y este caso no es la excepción, podés encontrar este flamante cereal en geles  de ducha, jabones, limpiadores, lociones, cremas hidratantes, leches, bálsamos labiales, aceites corporales, mascarillas, exfoliantes, cicatrizantes y productos infantiles.

Al ser un producto totalmente natural no tiene contraindicaciones más que para las personas alérgicas a la avena y los celíacos porque contiene glúten razón por la que no pueden ingerirlo. Está indicado para todo tipo de piel.