06
Lun, Feb

Lo que hay que saber antes de iniciar una actividad física

Typography

 Con la llegada de la primavera, los días se alargan, aparecen los primeros calores y las hormonas se activan generando nuevas ganas de ejercitar el cuerpo. Algunas mujeres optan por retomar el Gym, otras salen a correr, están las que prefieren el agua para entrenar, y las que buscan deportes en equipo como Voleyball, Handball o Fútbol. Pero, ¿qué tipo de ejercicio es el indicado para cada persona y edad? ¿Qué cuidados hay que tener antes de realizar actividad física? 

Cuando se quiere comenzar a ejercitar el cuerpo, luego de un tiempo que estuvo sin actividad, lo primero que hay que hacer es una evaluación médica. Los pedidos habituales son; un chequeo clínico que incluye laboratorio, radiografía de tórax y electrocardiograma, a los que se deberían sumar según la opinión del médico, un Ecocardiograma Doppler, para descartar enfermedades en las paredes como la hipertrofia o engrosamiento, y en las válvulas cardíacas, descartando la insuficiencia cardíaca, y una Ergometría sobre todo en los mayores de 40 años para evaluar el funcionamiento del corazón ante cargas progresivas observando el comportamiento de la presión arterial, además de cambios en el monitoreo del electrocardiograma que se controlan en forman simultánea.

La recomendación principal para prevenir cualquier tipo de complicación durante el deporte es tener en cuenta que el entrenamiento lleva un determinado tiempo para cada persona y que es medible y objetivo. Pero esto debe ser estudiado individualmente por un entrenador especialista de la disciplina, que además del plan de entrenamiento realizará un control del descanso y de alimentación.

Los adultos jóvenes deberán adecuar sus ejercicios al entrenamiento que posean, ya que es frecuente observar sobre exigencias de fin de semana sin la práctica previa semanal. Se recomiendan ejercicios aeróbicos como tenis, natación, ciclismo, trekking, caminata y trote. Debe tenerse especial atención en la superficie donde se realizan, ya que se observan micro traumas a nivel de columna cervical y dorsolumbar, ocasionado por la actividad sobre cemento o baldosas. Se recomiendan pisos flotantes o sobre césped.

Tener en cuenta que:

- Al iniciar ejercicios en gimnasios o individualmente deberán contar con evaluación médica previa.

- No conviene la práctica de Paddle sobre cemento o ejercicios de alto impacto sobre superficies duras.

- Siempre deberá tenerse en cuenta la contextura física, el sexo y la masa muscular para elegir el deporte que más nos convenga desde lo personal.

En la adultez y tercera edad, lo que se pretende es evitar el acortamiento muscular, por eso lo ideal es la utilización del mayor grupo muscular posible, realizando yoga y ejercicios aeróbicos. Muchas veces por padecer artrosis no se puede caminar más que pocos metros, pero estos mismos pacientes pueden andar en bicicleta fija o móvil por varios kilómetros, al igual que realizar aqua gym.

En esta etapa, el ejercicio es útil para tener un peso adecuado, mantener las cifras de colesterol y glucemia en valores normales, disminuir el riesgo coronario, el de padecer diabetes, mantener un estado muscular óptimo, evitar lesiones osteoarticulares con un mejor entrenamiento y prevenir las caídas, que son tan frecuentes en la tercera edad.

En general, la actividad física mejora la respiración, la postura y, en el caso de los niños y jóvenes, influye en el desarrollo psicosocial, disminuye el uso de drogas ilícitas y tabaquismo.

Bebidas que ayudan a hidratar el cuerpo

El agua constituye alrededor del 70 por ciento del organismo, de allí que la hidratación es fundamental a la hora de hacer ejercicios. Por eso existen diferentes bebidas que hidratarán el cuerpo de acuerdo a la actividad que cada persona realice.

Bebidas Isotónicas: contienen azúcares y electrolitos. Son absorbidas rápidamente si el ejercicio es intenso, el ambiente caluroso, o se suda mucho. Tomar una bebida isotónica ayuda a reponer líquidos, electrolitos (sobre todo sodio y cloro) y energía (glucosa) perdida durante el esfuerzo. Retrasa la fatiga, evita calambres y síncopes. Éstas son las bebidas que contienen sales de rehidratación.

Bebidas Hipotónicas: (agua) que tienen concentración baja de sustancias disueltas en el líquido. Se usan para ejercicios moderados que duran menos de una hora. Se debe beber antes, durante y después del ejercicio para conseguir una adecuada hidratación.

Bebidas Hipertónicas: tienen componentes como agua, hidratos de carbonos simples, (glucosa, fructosa) o complejos (polímeros de glucosa)  y electrolitos (sodio, potasio, cloro, fósforo, magnesio y calcio). Se recomienda la ingesta de este tipo de bebidas en ejercicios prolongados, cuando no se traspira demasiado.