24
Sáb, Feb

Carreras de aventura; desafíos para no olvidar

Typography

 Las carreras de aventura ponen a prueba lo que el ser humano es capaz de dar y de lograr. Sus participantes tratan de superar objetivos cada vez más altos llevando su físico y su mente al máximo. Tienen una gran capacidad de renunciar al bienestar y a la comodidad para lograr sus metas. Este mes viajamos a Costa Rica y conocimos a algunas de las corredoras de aventura más fuertes del mundo. 

Durante seis años participé de grandes carreras de aventura como periodista y siempre me sorprendió la garra de las mujeres que participan; su fuerza física y su resistencia se iguala a la de sus compañeros, y sus propios co-equipers destacan que el condimento femenino es el que mantiene el equilibrio y la calma dentro del equipo.  

Del 22 al 27 de agosto fui invitada a Costa Rica para cubrir el Costa Rica Adventure Race, una carrera de aventura extrema con equipos de más de doce países y realmente fue la experiencia más dura que pude ver. De los dieciocho equipos que participaron sólo seis completaron toda la carrera, cuatro se dividieron y siete abandonaron. Eran equipos de cuatro participantes, integrados por tres hombres y una mujer. Y en esta competencia las competidoras realmente se destacaron; estas aventureras me dejaron muda.  

El silbato de salida fue el 23 de agosto a las seis y media de la mañana en la zona Norte de Costa Rica. Los equipos se disponían a recorrer 520 kilómetros de selvas, playas, ríos, montañas y comunidades rurales. Los competidores iban guiados por sus mapas y brújulas que los llevarían durante cinco días por diferentes terrenos del país. Las cuatro personas que conformaban cada equipo mixto debían atravesar retos que incluirían tramos de bicicleta de montaña, cuerdas,  remo en kayak, canopy, rafting y caminata en alta montaña. 

Mi misión y la de mi compañero fue seguir a los equipos favoritos, los que llevarían la punta; y fueron estos días los que conocí de cerca a algunas de las mujeres más fuertes del mundo. Ellas eran las que muchas veces llevaban al equipo, iban adelante guiándolo y  sacrificaban muchas horas de sueño intentando ganar. El reloj se detuvo sólo una vez para darles dos horas de descanso a los equipos, el resto de los días dormirían sólo unas horas amén de perder la punta de la carrera. 

Los integrantes del Team Caribe y Bossi Zoom Radio elogian a sus compañeras aventureras; “Son más organizadas para armar las mochilas, son las que se ingenian las comidas durante los días de competencia, las que ponen paños fríos en los momentos difíciles y las que tiran para adelante cuando el equipo no puede más”. 

Desafiaron todos los terrenos y animales –entre ellos serpientes venenosas- parecían no temerle a nada y cuanto más difícil era el recorrido más fuerza les generaba. Si los obstáculos las frenaban, ellas no se detenían. 

Los equipos que pelearon la delantera durante casi todo el recorrido fueron los team de Suecia, Francia, Colombia-España y Costa Rica. Sus integrantes mujeres nos contaban que los paisajes de los lugares que eligen para participar de carreras de aventura sacuden sus sentidos y actúan de motor para ayudarlas a seguir.  

“Participo en estas carreras porque es mi pasión y porque logro conectarme aún más con la naturaleza” nos contaba Jari Kirkland integrante del equipo sueco. “Las horas y días pasaban y por momentos no podía creer que atravesábamos kilómetros y kilómetros y que eran simplemente nuestros pies los responsables de llevarnos” decía Judit Casas  de España. “Los paisajes y la calma de la selva nos anestesiaban y la mezcla con la adrenalina de la aventura nos afilaba los dientes para no parar” nos contaba riendo Verónica Bravo de Chile. “En las carreras de aventura el trabajo en equipo es determinante para seguir adelante, si uno sufre, el equipo debe acompañarlo y la competencia debe terminarla el equipo entero, así se alcanza verdaderamente el objetivo” remata Sandrine Monier de Francia. 

Después de ochenta y cuatro horas de carrera llegó el equipo sueco en primer lugar; habían pasado cuatro días de exigentes terrenos, lluvias tropicales, calores de más de treinta grados y fríos de montaña. Cinco horas después llegó el equipo francés, y en tercer lugar y con siete horas de diferencia con el primer equipo, llegó el equipo de España-Colombia. 

El Costa Rica Adventure Race 2010 llegó a su fin dejándome otro aprendizaje: la fuerza de estas aventureras, que en cada carrera ponen su corazón para lograr su meta, me hace creer que todas las mujeres que se proponen un objetivo tienen la fortaleza para alcanzarlo. La valentía está dentro de nosotras, sólo debemos tener la confianza de lograr lo que nos proponemos y superar los obstáculos y las adversidades que siempre estarán en el camino. 

Estas carreras extremas ponen a prueba la voluntad cuando el físico ya no responde y el espíritu cuando la voluntad disminuye. Son experiencias que quedan en mi memoria y recordarlas, me animan a desafiar mis propios límites. Espero que esta aventura les haya gustado y las aliente para seguir por más.