06
Lun, Feb

La medicina del futuro: se extiende el uso de células madre para tratar lesiones deportivas

Typography

 A diferencia de otros tratamientos paliativos, las células madre permitirían reconstruir el tejido lesionado y volverlo a la normalidad (como si nunca se hubiera lastimado) habilitando al deportista volver a la actividad en menor tiempo. Di María, Cristiano Ronaldo, Rafael Nadal y Tiger Woods son algunos de los ejemplos de la alta efectividad que tienen estos novedosos tratamientos de medicina regenerativa.

Quienes practican deportes, ya sea en forma profesional o amateur, están expuestos a sufrir diversas lesiones musculares. Gracias a los avances en medicina regenerativa, hoy las terapias con células madre serían la opción más efectiva para ayudar a una pronta recuperación.

 

Los deportistas recurren cada vez más a este tratamiento ya que reduce la inflamación mucho más rápido que otras opciones terapéuticas, en consecuencia elimina el dolor y permite retomar la actividad antes que otros tratamientos. El secreto es que las células madre utilizan la capacidad natural del cuerpo para curarse.

Artritis y rotura del tendón son los padecimientos más comunes que podrían ser tratados de esta forma: si bien varía en cada paciente, a la tercer inyección de células madre se empiezan a notar resultados, a veces antes.

Los especialistas señalan que, ocurrida la lesión, cuanto antes se comience el tratamiento, mayores son las garantías de éxito y pronta recuperación porque el músculo está menos dañado que cuando se lo fuerza en estado de lesión.

La medicina está abocada a esto hace más de una década y los resultados experimentales son cada vez más contundentes. Estas células tienen propiedades que las hacen únicas, su capacidad de autogenerarse, su plasticidad, que le permite diferenciarse en células de distinta estirpe, y su capacidad de multiplicación en millones de células nuevas, hacen que su uso para reparar tejidos apasione al mundo científico. En el caso de reparación ósea, articular o muscular, parecerían tener un rol fundamental. Cualquier lesión en estos tejidos genera sustancias inflamatorias y daño. Las células madre, al producir cantidades de factores tróficos, de crecimiento celular y citoquinas, regularían esta respuesta, por lo que disminuiría el daño y estimularían la generación de tejidos nuevos y la reparación de la lesión”, afirma el Doctor Diego Fernandez Sasso, Presidente de ABC Cordón (Asociación de Bancos de Células Madre de Cordón Umbilical).

Para esta terapia se combinan células madre de tejido adiposo y de médula ósea: mientras las primeras están indicadas para bajar la inflamación, las segundas son efectivas en la reparación de tejido dañado.

Lo más recomendable es utilizar células madre del mismo paciente y, en los casos donde se comprueba que no son óptimas para el tratamiento, los parientes directos como hijos o nietos pueden donar las suyas.