06
Lun, Feb

La integración estructural

Typography

Cuando observamos al cuerpo humano tal cual es, o sea, en movimiento, realizando acciones cotidianas como caminar, sentarse, agacharse, subir escalones, abrir y cerrar una puerta, podemos ver que estas acciones se realizan mediante grupos de músculos en movimiento, sincronizados e integrados de tal forma que puedan realizar estas acciones.

 

Desde este enfoque se puede decir que el cuerpo humano es un "todo" que agrupa, integra y sincroniza músculos con el objetivo de lograr movimientos eficientes. Ahora bien, cuando se programan entrenamientos y poniendo esto en marcha es imprescindible entender que existen protocolos para que estas acciones se puedan realizar, ya que el cuerpo humano primero necesita controlar las fuerzas internas y luego pasar a las externas, tanto en acciones para la vida cotidiana como en el ámbito deportivo.

En primer lugar al comenzar a entrenar se debe analizar cómo se mueve una persona, entender cómo utiliza su cuerpo diariamente. Para esto existe la primera ley de control, donde el "controlar el cuerpo" es requerido para el comienzo de cualquier actividad. ¿Cuántas veces observamos que las personas sufren lesiones o daños por carecer de control de su cuerpo humano?

En segundo lugar es necesario el dominio del movimiento. Aquí es donde la aplicabilidad del ejercicio es la cuestión principal ya que es necesario que las personas tengan una adaptación al ejercicio planificado por el entrenador / profesor. El éxito en el dominio de este movimiento depende del nivel de dificultad, la motivación y comunicación con la que éste lo brinda y la amigabilidad que pueda tener el movimiento en relación a los materiales utilizados.

Recién en tercer lugar se encuentra la modificación del entorno que, en relación al control del cuerpo humano y al dominio de los patrones básicos del movimiento humano agrega carga, velocidad, mayor ángulo, etc.

La integración estructural:

Al comprender los puntos de control, dominio y modificación del entorno, sabremos que el cuerpo humano necesita una estructura sólida, estable y flexible de manera tal de poder desarrollar movimientos eficientes y adaptables al medio en el cual se mueve.

La estabilidad y el equilibrio son una parte natural y vital del cuerpo humano. Estas habilidades realizadas en los tres planos de movimiento, generan el control adecuado de las mecánicas posturales. Para el dominio de ellas es necesario un control de las fuerzas desde el interior hacia el exterior con procesos naturales que utiliza el cuerpo para estabilizarse y protegerse. Así se produce cambios en la estructura, con una gran capacidad de coordinación, equilibrio y producción de movimientos eficientes. A este proceso de cambio natural se lo llama "integración estructural".

La integración estructural genera muchos beneficios como una mejor alineación postural, aumento de equilibrio y capacidad de absorber energía, un mejor control en las acciones y una eficiencia de movimiento que reduce la posibilidad de lesiones.

También utiliza el concepto de dominio de cargas internas antes de agregar cargas externas y se entrena sobre la función de cada cadena de grupos musculares. La función está integrada por movimientos y éste es parte de una reacción en cadena. Un movimiento ocurre cuando existe un continuo de la función basado en el objetivo final de la acción.

Cuando se habla de integración hay que tener en cuenta que existen tres unidades cuya participación es necesaria en cualquier tipo de movimiento:

-La primera unidad regula las funciones vitales de la integración real, sensorial y fisonómica, así como de la atención y de la vigilancia.

 -La segunda unidad funcional se ocupa de obtener, captar, procesar y almacenar información del mundo exterior. Se denomina de proyección-asociación, procesa la información integrada y prepara los programas de acción.

-La tercera unidad funcional actúa en la planificación, programación y verificación de la actividad.

Las tres unidades en conjunto constituyen el trabajo global que procesa la movilidad y la organiza antes que se produzca una acción, dando al movimiento voluntario una estructura operacional que incluye múltiples zonas de participación que requieren de propiedades tales como la totalidad, interdependencia, jerarquía, auto-regulación y control, interacción con el mundo exterior, equilibrio y adaptabilidad.

La conciencia en la ejecución

La consciencia en el movimiento lleva a un correcto planeamiento motor desde el cerebro hasta la finalización de una acción. El sistema nervioso central (SNC) procesa y envía respuestas a los estímulos integrando funciones.

El stress y el hecho de pensar demasiado en los problemas cotidianos lleva a perder este planeamiento generando disfunciones y movimientos ineficientes, haciendo que el cuerpo humano se mueva por segmentos, o sea, sin integración, aumentando las disfunciones. Al entrenar sin consciencia, el objetivo se centra en hacerlo rápido y extenuante y no en integrar y responder adecuadamente a una función. Para la integración se debe recuperar el planeamiento neuromotor y ello se logra con foco mental en percibir e interpretar el movimiento. Una vez logrado el movimiento se puede acelerar la ejecución del mismo para incrementar la demanda orgánica.

Detenerse en cada detalle del movimiento es de vital importancia para comprender el lenguaje del esquema corporal. Mediante esta apreciación real se puede llegar a construir un cuerpo humano integral.