24
Sáb, Feb

Hatha Yoga: el sereno vigor

Typography

 El Hatha Yoga es un método energético integral, un sistema meditacional a través del propio cuerpo, en el que los elementos físicos no pueden separarse de los espirituales. Como perfecciona el cuerpo y sus funciones, hace posible el enriquecimiento de todas las energías. Permite tener una síntesis del equilibrio necesario para un individuo, la disponibilidad de la atención mental, la unificación de la conciencia y el refrenamiento de la dinámica de los órganos sensoriales.

 

El Hatha Yoga en su conjunto de técnicas corporales (asanas) y de ejercicios respiratorios (pranayama), induce en el sujeto una vivencia de sí mismo que podría definirse con los adjetivos de vigor sereno o de tranquila fortaleza; sensación que se desprende de la particular vivencia que se experimenta del propio cuerpo inmovilizado en las distintas posturas o asanas, y que se acompaña de una especial sensación de conciencia corporal.

 

Esta autoconciencia física está matizada por un estado de serenidad interior acompañado de una sensación de fuerza y potencia sentida globalmente en todo el cuerpo, lo que otorga al sujeto la vivencia de poder ser capaz de llevar a cabo cualquier cosa que se proponga, por sentir una confianza inusual en sus propias fuerzas o posibilidades.

 

Si el esquema que cada individuo tiene de su propio cuerpo expresa la representación que de sí mismo establece su propia psicología; la ampliación y desarrollo de dicho esquema corporal a través de la práctica de los distintos y variados asanas del yoga físico modifica la percepción vivencial y la capacidad de expresión del individuo a través de su cuerpo, con la consiguiente modificación de la vivencia interior de su propia personalidad, sus recursos expresivos y su posibilidad de desarrollo interior.

 

También existen factores y mecanismos de acción que dentro de un contexto estrictamente neurofisiológico favorecen y condicionan la presencia del estado mental de calma, sosiego y tranquilidad interior del ser humano.

 

Ya que a nivel neurológico se considera la corteza cerebral la zona de asiento de la personalidad y la conciencia individual, y por ser precisamente  la corteza cerebral la que posibilita la superación y anulación de los reflejos neuronales espontáneos existentes a nivel orgánico, es por lo que el Hatha Yoga es una técnica de control interior y de superación e incremento de la conciencia del ser humano.

 

Para poder mantener los distintos estiramientos musculares que originan los asanas con una cierta comodidad y sin presentar signos de fatiga o cansancio se requiere mantener la atención mental concentrada en la propia postura, lo que va a posibilitar, por el efecto de toma de conciencia de propio cuerpo inmovilizado en la postura, una anulación más efectiva de los reflejos neuronales mencionados, los cuales espontáneamente tenderían a devolver al cuerpo su forma habitual, cortándose el mecanismo reflejo de contracción muscular. Así las posturas ganan en comodidad y se realizan con mayor perfección.

 

Siguiendo esta técnica se condiciona un desarrollo de la conciencia en sus niveles más profundos y un completo control psico-fisológico, que va a posibilitar niveles de abstracción mental más totalizadores favoreciendo el cultivo de la meditación y estados mentales superiores.