15
Jue, Abr

Dormir en camas separadas

Typography

Los ronquidos, el calor corporal, las piernas inquietas, los horarios diferentes y el anhelo de espacio personal son solo algunas de las razones por las que algunas parejas eligen dormir separadas, ya sea en camas diferentes en la misma habitación o en habitaciones distanciadas por completo. La licenciada Silvina Sosa de DIM Centros de Salud explica que una relación de pareja va más allá de dormir juntos, implica compartir deseos e intereses. Dormir juntos es parte de los acuerdos que los miembros de una pareja pueden hacer para estar cómodos en su relación. 

 

 Cada vez más parejas eligen dormir separadas. Según un estudio de la National Sleep Foundation, una de cada seis parejas estadounidenses duerme en habitaciones o camas distintas, los resultados son similares en países como Inglaterra o Japón. Para algunos dormir solo podría salvar la relación. 

La licenciada Silvina Luna de DIM Centros de Salud explicó que la manera de relacionarse con los demás está cambiando: conocer una pareja, encontrarse,  seducir, amarse y de compartir vidas, incluso, el momento de dormir. 

Del mismo modo que la familia como institución se ha modificado mucho durante los años, lo mismo sucede con las costumbres de las parejas.  También es real que muchas dormían juntas por presiones culturales y ahora pueden permitirse hacer aquello que hubieran deseado hacer siempre: dormir separados. De todos modos, no me imagino que esto pase a ser una práctica generalizada. 

A veces es por horarios diferentes de trabajo, rutinas de sueño o simplemente porque así lo prefieren y acuerdan. Pero no debería ser una salida a un conflicto no resuelto y suponer que así lo solucionan. Si una pareja tiene un problema, no se resuelve por dejar de dormir juntos. Ni tampoco dormir juntos implica no tenerlo. De todos modos, si tiene un conflicto importante, el mismo se va a manifestar en algún momento independientemente que compartan o no la misma cama. El compartir la cama es una instancia más en donde se pone en juego la capacidad de los miembros de la pareja para negociar y ser flexibles”, explica la licenciada Luna. 

La especialista de DIM Centros de Salud contradice el mito que dormir en camas separadas puede permitir un mejor descanso o incentivar el deseo sexual. Un buen descanso se logra con la combinación de varios factores como alimentación saludable, actividad física, así como el deseo sexual necesita de diferentes estímulos para activarse, además va a depender del significado que la pareja le asigne a ese hecho. 

Generalmente las parejas sienten el deseo de dormir juntos por cuestiones afectivas, no es únicamente por encuentro sexual sino también el estar en contacto con el otro, el abrazo, el mimarse, etc. 

En algunos casos recomendarlo podría servir, pero eso se haría una vez evaluada la situación y el posible problema que tengan. Por ejemplo, en donde pudiera existir un buen vínculo cotidiano, sin mayores dificultades, pero cuando llega el momento del descanso, no se ponen de acuerdo con dejar la luz prendida o apagada, ver TV hasta tarde o alguno ronca y el otro no puede dormir y esto es un conflicto, uno podría pensar en esa posibilidad. Pero también hay muchas cosas que acordar y negociar. Pero en la medida que ambos lo acuerden podría ser una buena solución si además permite el buen descanso y optimiza el vínculo.  Pero no es una recomendación que por sí sola o de manera aislada genere necesariamente superación de conflictos de pareja. 

La licenciada Silvina Sosa explica que estar en pareja es por propia decisión, deseos e intereses. Y esto no es únicamente ir a dormir juntos. Si las personas deciden dejar de dormir juntos y, además, dejaron de compartir todos los demás espacios deberían preguntarse cuál es el sentido de esa relación o qué es aquello que les está pasando. Quizás sea algo transitorio a conversar y resolver. 

La vida sexual es una parte de la vida en pareja, para algunas central y para otras no tanto. Es un punto más a acordar. Aspectos centrales para mejorarla son una buena comunicación, la creatividad y buscar tiempo para la intimidad.