15
Jue, Abr

Regreso a la rutina de chicos y... ¿grandes?

Typography

Si bien la nueva normalidad sigue siendo la protagonista, la vuelta al colegio genera la necesaria readaptación de nuestras rutinas, horarios y, por supuesto, una reorganización de nuestras comidas.

 

 Con esta nueva realidad en las casas, es un buen momento para incluir en la rutina diaria una mirada diferente de la alimentación de los chicos. Con horarios que van variando y obligaciones diversas según cada miembro de la familia, es una oportunidad para que descubran que, aun así, existen formas prácticas, ricas y creativas de comer bien y tener un estado nutricional adecuado.

"Entre todos los desafíos que tenemos los padres, también está el de educar nutricionalmente a nuestros hijos. Sobre todo en esta era en la que están rodeados de estímulos de consumo que tenemos que ayudarlos a comprender", sostiene Matías Marchetti, licenciado en nutrición y creador del método de nutrición y bienestar MarchettiRules©.   

¿Cuál es la manera que propone el profesional para hacer frente a estos estímulos? No prohibir, sino enseñar. Brindarles toda la información necesaria para que aprendan a tomar decisiones conscientes. 

"La infancia es el momento en el que se crean los hábitos que luego se mantendrán durante toda la vida. La población infantil es un grupo especialmente vulnerable a desequilibrios nutricionales, pero también muy receptivo a cualquier modificación y educación", explica Marchetti.

De ahí que sea tan importante crear con ellos hábitos saludables que perduren el resto de su vida. "Los chicos imitan lo que ven en su casa. Si querés que coman frutas y verduras, que te vean comiendo frutas y verduras. Aprovechemos la oportunidad de crear hábitos saludables para toda la familia", concluye.

Ideas prácticas

Para enseñar y acompañar los buenos hábitos, hay algunos consejos útiles que pueden ayudar en ese camino.

-Para arrancar el día, lo mejor es un desayuno que incluya frutos secos, semillas, cereales enteros, huevos, lácteos bajos en lactosa y fruta. Con esta primera comida tan completa, les ofrecemos a los chicos toda la energía que necesitan y evitamos que recurran a alimentos menos nutritivos durante el día. 

-Que tenga siempre una botella de agua para que lleven diariamente a las actividades que realicen, que se convierta en un hábito. Así les inculcamos que la hidratación es tan importante como las comidas. ¡Y que el agua siempre es la mejor opción! 

-Cocinar de más en la cena permite resolver el almuerzo del día siguiente y no recurrir a los ultraprocesados de último momento.

-Involucremos a nuestros hijos en la preparación de las comidas para explicarles para qué sirven los alimentos, cuáles son sus propiedades y por qué es importante comer variado. Esa información es la que luego les va a permitir tomar sus propias decisiones.

-Ofrecerles variedad en las comidas, incluyendo legumbres, cereales, carnes magras, lácteos descremados, frutos secos, semillas y, sobre todo, muchas frutas y verduras. 

-Hay muchas ideas divertidas de platos que se pueden hacer de forma casera (y de los que también pueden ser parte, elaborando su propia comida): formitas de pollo o pescado hechas en casa en lugar de compradas, frutas en vez de postres industrializados, untables de frutos secos o legumbres en lugar de aderezos, etc. Y para las colaciones, granolas o frutos secos en vez de cereales azucarados, budines caseros y nutritivos en lugar de galletitas...

Algunas recetas para poner en práctica

Champignones rellenos a la #MarchettiRules®

Ingredientes: 12 champiñones - 100 g ricotta magra - 1 cebolla de verdeo - 2 cdas. de aceite de oliva - 50 g de espinaca cocida - Sal y pimienta, pimentón

Preparación

Quitar el tallo de los champiñones y picarlos finamente. Saltear la cebolla de verdeo con el aceite de oliva. Cuando esté dorada, añadir los tallos de champiñón y la espinaca. Cuando estén blanditos, mezclar con la ricotta magra y condimentar.  Rellenar cada champiñón con un poco de la mezcla. Hornear a 200 °C por 15 min. o hasta que los champiñones se doren. Decorar con ciboulette picado.

 

Patitas de pollo a la #MarchettiRules®

Rinde 1 docena de patitas, aprox

Ingredientes: 1 pechuga de pollo - 2 cebollas chicas picadas y doradas - 1 huevo - Condimentos: Sal, pimentón, ajo en polvo, provenzal. Para rebozar: 150g harina de almendras – Semillas – Huevo - Sal y provenzal para condimentar el huevo

Procedimiento

Procesar todos los ingredientes, menos lo que se utilizan para rebozar, hasta obtener una mezcla homogénea. Llevar la mezcla a la heladera. Tomar porciones de la mezcla, pasarlas por el huevo condimentado con sal y provenzal y por la mezcla de harina de almendras y semillas. Dar la formita deseada con las manos y cocinar en horno hasta que estén doradas. ¡No hace falta agregar aceite! Ya que la harina de almendras tiene aceites propios que se liberan durante la cocción.

Si las preparás para niños menores de cinco años, se recomienda cocinar la pechuga antes de procesarla.