15
Jue, Abr

Cómo cuidar y recuperar la piel luego de la exposición al sol

Typography

La piel cumple la gran función de protegernos de los factores externos. Además, proporciona sensaciones y regula la temperatura corporal. Sin embargo, no siempre somos constantes para cuidarla. ¿Cómo lograrlo?

 

 Durante los días de verano, playa, piscina o montaña nos exponemos al sol por períodos prolongados. Aunque tomemos todas las precauciones del caso, como el uso de protectores solares, cremas hidratantes y refrescantes, la piel se broncea, sufre y envejece. Por lo tanto, es importante poner en práctica un tratamiento intensivo de recuperación y renovación que ayude a hidratarla y nutrirla.

No es lo mismo proteger la piel del sol que ayudarla a regenerarse tras los daños. Por lo tanto, es necesario que los nutrientes que apliquemos para cada caso sean diferentes. Si bien es cierto que durante el verano las estrellas son los protectores solares y los productos ricos en Vitaminas A y E, que ayudan a proteger la piel y mantienen el bronceado, una vez que termina lo mejor es centrarnos en la hidratación y la regeneración. Para eso, es clave optar por cosméticos ricos en Vitamina C, que tiene poder antioxidante y unifica las irregularidades de la pigmentación. Y si con el verano se acentuaron mucho los signos de la edad, tus mejores aliados van a ser los ácidos en concentraciones adecuadas para usar en casa. Por ejemplo, Lidherma Fórmula Mandélico Crema para pieles secas o Ultra Renova Pads para pieles grasas y mixtas. Los dos productos ayudan a prevenir y a mejorar los signos de envejecimiento.

Una de las claves para obtener resultados visibles es la constancia. Por eso, el asesoramiento profesional es tan importante como los productos que nos aplicamos. Diseñar el paso a paso del cuidado diario requiere conocer el estado y las necesidades de la piel, pero también hay que tener en cuenta el estilo de vida y las preferencias de cada persona por los diferentes tipos de productos, vehículos y sensoriales. Las texturas, los aromas y los colores son un factor relevante a la hora de ser constantes con nuestras rutinas y de vivirlas con placer.

Volviendo a la recuperación de la piel luego del verano, van algunos tips superfáciles:

-¡Hidratación! Todos los días, para recuperar el manto hidrolipídico y mantener saludable la epidermis.

-Usar protector solar a diario todo el año. Lidherma FPS 40 toque seco por su textura toque seco se absorbe instantáneamente y no deja brillo. Ayuda a prevenir el envejecimiento, el fotodaño y las manchas solares.

-Limpiar el rostro dos veces al día. Por la mañana, para retirar los restos de sudor y las células muertas. Por la noche, para eliminar las toxinas que se depositaron durante el día.

-Si pasamos muchas horas frente a pantallas de dispositivos electrónicos, utilizar protectores especiales para contrarrestar los efectos de las radiaciones de los espectros visible e infrarrojo.

-Aplicar productos con prebióticos para restaurar el equilibrio de la flora microbiana, como por ejemplo la línea Skinbioma de Lidherma, cuya formulación resulta ideal para recuperar la piel, o productos con extractos de superalimentos para fortalecer el sistema inmune de la piel.

-Optar por productos renovadores es otra de las recomendaciones. La línea Renovage de Lidherma es una línea con activos que estimulan la renovación celular, promueven la división y diferenciación de las células desde la membrana basal hacia la superficie de la piel, y le otorgan un aspecto joven y saludable.

-Mantener una alimentación variada y equilibrada.

Por último, la pandemia y sus restricciones no solamente cambiaron nuestras costumbres en muchos ámbitos, sino que transformaron el cuidado de la piel en una prioridad. Nuevos hábitos, nuevos espacios de trabajo, menos aire libre, más climatización y mucho estrés dieron lugar a manifestaciones como por ejemplo el "maskné" (acné producido por el uso intensivo de tapabocas). Además, el momento de la rutina de cuidado ahora es un paréntesis para conectarnos con nosotras mismas. Prestamos atención a los envases y a los ingredientes que contienen, y advertimos los efectos que tienen sobre nuestra piel. El otoño es el momento perfecto para ello, para darle a la piel los nutrientes que necesita para recuperarse.

Lidherma ofrece productos formulados con ciencia, y con conciencia, para cuidar, proteger y potenciar la salud de la piel. Para el momento de renovación y protección cuenta con un amplio portfolio de líneas con formulaciones indicadas para pieles: normales a grasas y normales a secas.