12
Mié, May

Depresión Covid 19

Typography

A comienzo de marzo los argentinos sentían agobio frente a la amenaza del nuevo año con el Covid 19. Aparte de la preocupación por la economía y por la falta de trabajo, existe un malestar psicológico y signos que dificultan sostener la rutina basados en la motivación y en el deseo.

 

 

 Importa destacar que el exceso de consumo del televisor, de los noticieros, de la radio, saber cuántos casos positivos por día hubo, cuántas muertes, son informaciones que  imponen al psiquismo un trabajo muy grande de metabolización que afecta al cuerpo y a la vida social.

 

Los especialistas en salud mental hablamos de la depresión Covid 19 como una entidad psicopatológica que se caracteriza por una tristeza ansiosa, irritabilidad, desgano y muchísimo cansancio. Estamos viviendo en un estado cercano al de supervivencia. La incertidumbre que impone esta nueva vida, hace que tomar decisiones y experimentar las vivencias cotidianas, se vivan con profunda inseguridad y poca satisfacción.

 

Esta segunda ola, nos encuentra con un desgaste emocional y cognitivo y una profunda inseguridad frente al futuro vinculado al trabajo, la salud, los ingresos, la posibilidad de contagiarse, de morir, etc.

 

La incertidumbre de no saber cuándo una situación se acaba es sumamente desgastante para el psiquismo. Hace que los sistemas defensivos colapsen, y se presenten cuadros de angustia, ansiedad, depresión. Una de las necesidades básicas y un gran placer que presenta el ser humano es la necesidad de contacto social y cercanía física. Actualmente debemos inhibirnos inclusive en dar un abrazo, o un apretón de manos. Es como si viviéramos poniéndonos freno a lo que deseamos todo el tiempo.

 

Otro riesgo al que está expuesta la gente tanto en forma individual, como en organizaciones es la falta de motivación, tiene que ver con la falta de líbido, es decir, no tener ganas. Los jefes de los equipos tienen el gran desafío de encontrar una motivación extra en cada empleado para sentir que podemos monitorizar las ganas, aunque estemos en estado de hibernación. Mantener actividades conjuntas sociales, aunque sea por zoom, hacer actividad física, ponerse nuevos objetivos laborales, es una manera de salir del espacio físico en el que estamos y también es una forma de sentirnos vivas al cumplir con objetivos, recibiendo un feedback sostenedor por parte de los jefes o los compañeros de equipo.

 

Lo peor que le puede pasar al psiquismo es vivir sin proyectos, las organizaciones tendrían que encontrar formas de motivación extrema en empleados que pasan horas en la casa solos frente a pantallas. Es interesante el pensamiento de uno de los grandes filósofos del momento, el coreano Byung-Chul Han: "El virus es un espejo, muestra en qué sociedad vivimos. Y vivimos en una sociedad de supervivencia que se basa en el miedo a la muerte. Sobrevivir se convertirá en algo absoluto, como si estuviéramos en un estado de guerra permanente. Todas las fuerzas vitales se emplearán para prolongar la vida. En una sociedad de supervivencia se pierde todo sentido de la buena vida. El placer también se sacrificará al propósito más elevado de la propia salud. La crisis del coronavirus ha acabado totalmente con los rituales. Ni siquiera está permitido darse la mano. La pandemia ha dado lugar a una sociedad de la cuarentena en la que se pierde toda experiencia comunitaria. Como estamos interconectados digitalmente, seguimos comunicándonos, pero sin ninguna experiencia de contacto real que nos haga felices. El virus aísla a las personas, agrava la soledad. Los coreanos llaman corona blues a la depresión consecuencia de la pandemia."

 

Otras afirmaciones del filósofo es el aumento impresionante de los índices de depresión y suicidio que existen en Corea, señalando la poca atención que se le presta a las consecuencias psíquicas de la pandemia.

 

Los líderes gubernamentales, de las empresas y de las organizaciones sociales deben estar sumamente atentos a los signos incipientes de depresión, y/o riesgo suicida. Para evitar que las estadísticas sigan subiendo, Argentina tiene un sistema de salud mental único y excelente en el mundo, gratuito con profesionales altamente capacitados para asistir este tipo de dolencia. La derivación temprana nos asegura un altísimo porcentaje de remisión de los episodios depresivos, de los cuadros de PanicAttack, del síndrome de fatiga crónica, etc. Solamente debemos estar alertas y actuar a tiempo.


Los síntomas de depresión en el adulto se caracterizan por:


-Estado de ánimo irritable o bajo

-Dificultad para conciliar el sueño o exceso del sueño

-Cambio grande en el apetito, a menudo con aumento o pérdida de peso.

-Sentimiento de inutilidad, odio y culpa.

-Cansancio y falta de energía

-Dificultad para concentrarse

-Inactividad y retraimiento de las actividades usuales

-Sentimiento de desesperanza o abandono

-Pensamientos repetitivos de muerte o suicidio

-Pérdida de placer en actividades que suelen dar felicidad, incluso la actividad sexual