18
Vie, Jun

Hongo negro: qué es y cómo prevenirlo

Typography

La mucormicosis es una infección muy rara pero grave causada por los hongos de los géneros mucor, absidia y rhizopus que afectan la cavidad nasal y los senos paranasales. Estos hongos son organismos ambientales comunes que, generalmente, se encuentran en la tierra, las plantas, el abono y frutas y verduras en descomposición.

 

 Aparece habitualmente en pacientes con algún tipo de inmunodeficiencia como la diabetes, sida o tratamientos con fármacos inmunosupresores. A pesar de ser muy rara, tiene una alta mortalidad.

La Dra. Romina Mauas, miembro del equipo de Infectología de vittal, la empresa de urgencias médicas, señaló que esta infección, conocida como hongo negro, llamó la atención últimamente debido a que India, que atraviesa un fuerte repunte de la pandemia por COVID-19, reportó más de 9.000 casos entre pacientes recuperados de coronavirus. También se identificó en Uruguay el primer caso de mucormicosis, lo que significa una alerta por el desgaste inmunitario causado por el Sars-CoV-2 y el terreno fértil que supone para otras infecciones infrecuentes.

Según la especialista, los síntomas de la mucormicosis dependen de la parte del cuerpo afectada. Por lo general, infecta los senos nasales y el cerebro, lo que provoca secreción nasal, hinchazón y dolor en un lado de la cara, dolor de cabeza, fiebre y muerte de los tejidos con ennegrecimiento facial (puntualmente alrededor de la nariz). La enfermedad también puede afectar a los pulmones, el estómago, los intestinos y la piel. La infección grave de los senos faciales puede extenderse al cerebro. El resultado puede ser una enfermedad invasiva y potencialmente mortal. 

Esta alta virulencia vuelve necesario acelerar el tratamiento que muchas veces incluye cirugía, para extirpar la parte dañada, y el uso de medicamentos fungicidas.

La Dra. Mauas señala que aún se desconoce cuál es la incidencia real de mucormicosis entre los pacientes afectados con COVID-19. Se han reportado casos en varios otros países, incluidos Reino Unido, Estados Unidos, Francia, Austria, Brasil y México, pero el volumen es mucho mayor en India.

Por último, la especialista recomienda que la mejor manera de protegerse es controlando los factores de riesgo, el uso de corticoides siempre bajo supervisión médica y buen control glicémico en personas diabéticas.