26
Lun, Jul

¿Los 50 son los nuevos 30?

Typography

¿Qué significa que los 50 son los nuevos 30? Una lectura podría ser que en la actualidad a los 50 años se pueden hacer actividades que otrora estaban limitadas a personas más jóvenes. En ese sentido festejamos lo que implicaría una mejor calidad de vida, pero las palabras, en muchas oportunidades, no son tan inocentes y esta frase puede esconder una negación tácita a la edad.

 

 ¿Por qué no hacer foco en las bondades de un ciclo vital sin que ello implique convertirlo en uno anterior? Más allá de pretender recurrir a estadísticas en materia de oferta de empleo, por ejemplo, que dan cuenta que las oportunidades no son iguales a los 30 que a los 50; la cuestión es por qué para alabar una franja etaria, se la niega.

Como counselors nos toca acompañar a personas que atraviesan distintos ciclos vitales y las crisis que ellos traen aparejadas; la de esta edad en particular es la que con más frecuencia aparece como motivo de consulta.

Sin ánimo de generalizar, las causas que motivan que las personas necesiten de nuestro acompañamiento giran en torno a la mirada ajena sobre la edad, consecuencia innegable de la sobrevalorización de la juventud característica de esta época.

Más allá del trabajo de los consultantes en lo que respecta a aumentar su foco de valoración interno y así disminuir el externo; es momento de prestar atención a las frases que replicamos, porque las palabras crean significados.

-¿Por qué el elogio más preciado es que nos digan que aparentamos menos edad de la que tenemos?

-¿Por qué es una práctica frecuente ocultar nuestra edad?

-¿Por qué en muchos casos avergüenzan la cantidad de años vividos?

Es la mirada ajena que nos condiciona y que, con su aprobación o desaprobación, nos está diciendo cómo somos y cómo deberíamos ser.

Cambiar la mirada, en lo que respecta a la edad es un primer paso hacia nuevos paradigmas, podemos hacerlo sumando individualidades que, en su conjunto, mejoren nuestra comunidad.

¡Que los 50 no sean más los nuevos 30! Que los 50 sean los 50 con sus ventajas y desventajas, como cualquier edad, también pueden ser maravillosos, diversos, estimulantes, desafiantes, placenteros y todo lo que nos podamos imaginar.