28
Dom, Nov

Despejá tus dudas sobre la vacunación del COVID-19

Typography

En el actual contexto de pandemia por el COVID-19 cada vez son más los laboratorios que anuncian la producción y distribución de sus vacunas, por eso es esencial conocer los efectos e indicaciones de su aplicación.

 

 En ese sentido, la Dra. Romina Mauas, del Equipo de Infectología de vittal, la empresa de urgencias médicas, indica que la eficacia luego de la primera dosis es elevada. La segunda dosis aumenta su efecto pero, sobre todo, permite mantenerla por más tiempo. Por lo tanto, la demora entre sus aplicaciones no afecta significativamente la eficacia, ni supone riesgo alguno para la salud.

"Los intervalos recomendados en todas las vacunas son mínimos, no máximos. En todo el mundo se ha observado que la vacunación con una dosis brinda protección muy alta frente a la enfermedad grave, hospitalización y muerte", señala la Dra. Mauas. 

Diferentes estudios han demostrado la eficacia de las primeras dosis dependiendo de la vacuna aplicada. En el caso de la Sputnik V, un estudio preliminar de investigadores del CONICET indica que el 94% de las personas presentaron anticuerpos tras recibir una sola dosis. 

Respecto de la vacuna desarrollada por AstraZeneca, su eficacia es mayor cuando el intervalo entre dosis es más largo. Asimismo, con las vacunas AstraZeneca y Covishield, al comprender la misma vacuna pero de diferentes laboratorios, es posible recibir la primera dosis de una y la segunda de otro laboratorio productor.

Por otro lado, dentro de los interrogantes que surgen actualmente respecto de las vacunas contra el virus SARS-CoV-2, la relación entre los antecedentes de enfermedades previas y los posibles efectos adversos de las vacunas es un cuestionamiento frecuente.

Algunas de las vacunas se han asociado con casos aislados de trombosis. Sin embargo, la Dra. Mauas explica que el riesgo de que esto suceda es extremadamente bajo, con una cifra del 0,0004%.

En términos comparativos es mucho menor el riesgo de la aplicación de la vacuna que el riesgo de presentar trombosis asociado a la infección por COVID-19 (7,8%-23%), al uso de anticonceptivos orales (0,05%) o incluso a un viaje en avión (0,1%).

"Si bien las personas con antecedentes de trombosis poseen un riesgo mayor de volver a presentar esta enfermedad, no se ha demostrado que tenga relación con la aplicación de la vacuna contra el COVID-19. Los casos que se registraron de trombosis como efectos adversos, no están relacionados con pacientes que tenían antecedentes. La vacuna previene de forma eficaz el COVID-19 grave, que sí conlleva un riesgo significativo de desarrollar trombosis", comenta la Dra. Mauas.

De igual manera, las personas que hayan sufrido un accidente cerebrovascular (ACV) y aquellas bajo tratamiento anticoagulante no están contraindicadas para la vacunación ya que no se ha demostrado que afecte a estos casos.

En ese sentido, la Comisión Nacional de Seguridad en Vacunas (CoNaSeVa) recomienda continuar con la aplicación de las vacunas ya que sus beneficios son mayores que los riesgos que pueden llegar a presentar, como carácter inherente a todas las vacunas en general.

Es necesario saber que las diferentes vacunas contra el COVID-19 son seguras, efectivas y reducen el riesgo de enfermarse gravemente.

Luego de la aplicación de las vacunas es esperable que se presenten síntomas de COVID-19 dentro de las 48 horas. Sin embargo, en el caso de los pacientes que tuvieron COVID-19 se debe esperar entre 3 y 6 meses después del alta clínica para aplicarse la primera dosis de la vacuna, dado que el número de casos de reinfección documentada es muy baja en los 6 meses posteriores al diagnóstico.