28
Dom, Nov

Problemas del desarrollo en niños ¿por qué son fundamentales un diagnóstico precoz y una intervención oportuna?

Typography

¡Qué difícil es la tarea de ser padres¡ ¿Y quién nos prepara para ello? La verdad que nadie. A las mujeres se nos informa sobre el control del embarazo y cómo llevar una vida saludable durante el mismo, alejadas del consumo de alcohol y de sustancias psicoactivas. Se nos dan clases para el momento del parto, pero nadie nos dice qué hacer cuando ya tenemos a nuestro bebé en brazos.

 

 

 Muchas veces los padres transitamos a ciegas el camino de cómo seguir el desarrollo de nuestros hijos. ¿Qué conductas del bebé son las esperadas y cuáles son signos de alarma que deben preocuparnos? Es ahí donde el pediatra que elegimos para hacer los controles de nuestro hijo o hija, juega un rol sumamente importante en lo referido a la orientación sobre qué conductas son las esperadas y cuáles justifican realizar una consulta lo antes posible.

 

Los maestros también juegan un rol fundamental al momento de detectar problemas del desarrollo. Es en el ingreso al jardín de infantes donde nuestro hijo o hija  tiene la oportunidad de desarrollar juegos y actividades que no se dan en el ámbito del hogar, además de interactuar con otros niños.

 

Por otro lado, los maestros en el salón de actividades tienen un espacio de observación privilegiado, ya que comparten el espacio físico con varios niños y por lo tanto pueden observar las diferentes conductas y detectar cuáles son las que están dentro de lo esperado para la edad y cuáles no.

 

Es en esos espacios de observación donde la mayoría de las veces surge el llamado de atención hacia los padres que algo no resulta como se espera.

 

La única posibilidad que tenemos los padres de revertir una alteración en el desarrollo es detectarlo lo antes posible, hacer la consulta con el especialista e iniciar una intervención.

 

¿Por qué la importancia de un diagnóstico precoz y una intervención lo más inmediata posible? Porque cuando más pequeño es el niño más posibilidades tiene su cerebro de responder al tratamiento y volver el desarrollo a su cauce. Cuanto más tiempo pasa sin detección, diagnóstico e intervención, más nos alejamos de la posibilidad de resolver el problema.

 

Es por eso que son fundamentales los controles en salud con el pediatra, la escolarización temprana y solicitar orientación en cuanto a las pautas de desarrollo esperables cada vez que concurrimos a las consultas de control. Resulta también aconsejable acceder a guías del desarrollo que representan una gran ayuda al momento de saber cómo estimular adecuadamente a nuestros hijos y cómo aprender a detectar signos de alarma en forma precoz.

 

Aquí está el link del documento de UNICEF “Jugar, amar, compartir. Guía para acompañar el desarrollo desde el nacimiento hasta los 5 años”, que representa una gran ayuda para todos aquellos padres preocupados e interesados en conocer las pautas de desarrollo esperables y a qué signos de alarma debemos estar atentos para realizar una consulta lo más tempranamente posible.

http://bibliotecaunicef.uy/doc_num.php?explnum_id=222