28
Vie, Ene

Liderazgo empático: generar confianza y beneficios empresariales

Typography

En el 2021, la empatía está emergiendo como un rasgo clave de liderazgo, ofreciendo una ruta hacia negocios más productivos e innovadores.

 

 

 A raíz del brote de Covid-19, hemos tenido más motivos para ponernos en el lugar del otro, en nuestros hogares, con nuestros colegas y hacia nuestras comunidades. Los líderes empresariales no son la excepción, la colaboración física ha sido reemplazada por la interacción virtual y el personal se ha puesto bajo tensiones sin precedentes, lo que requiere un conjunto de habilidades de liderazgo más flexibles.

 

Frente a esta realidad, Matiana Behrends, Directora de Gestión de Personas en Grant Thornton Argentina comenta: “Una de las cosas que, mirando retrospectivamente estos últimos dos años, le vamos a ‘agradecer’ a la pandemia es haber cambiado los modelos de liderazgo, poder gestionar a nuestras personas para hacer negocios, y volvernos más empáticos.”

 

Las organizaciones de todo el mundo han reconocido la importancia de la empatía en el lugar de trabajo pero, si en las relaciones personales a menudo es instintiva, la forma en que se manifiesta en un entorno empresarial es menos evidente.

 

El liderazgo empático es la capacidad de ser compasivo y de conectarse profundamente a través de una demostración de interés sincero. Esto se puede lograr a través del estar presente, escuchar y tomarse el tiempo para tener conciencia de los sentimientos y pensamientos de otra persona, aunque a veces no se esté de acuerdo en todo.

 

La clave para el liderazgo empático es estar dispuesta a comprender cómo otra persona puede experimentar un evento o situación sin emitir juicios o hacer suposiciones, lo que les permite sentirse seguros y comprendidos.

 

Mejores negocios a través de la empatía

 

Aunque la empatía es difícil de cuantificar en sí misma, los beneficios comerciales del liderazgo empático son tangibles.

 

La empatía se correlaciona directamente con el desempeño laboral de los gerentes y, por el contrario, su falta en la alta dirección puede traducirse en resultados comerciales negativos.

 

Entre los beneficios de un entorno empático se encuentra el aumento de la innovación. Las personas se sienten más capaces de experimentar cuando cuentan con el apoyo de líderes que les permiten probar y aprender sin temor al fracaso.

 

Ser empático no es ser condescendiente, ni débil, sino reconocer las circunstancias en las cuales se encuentra el otro. Plantear soluciones y mejores cursos de acción desde la realidad del otro y no desde el ‘deber ser’. Esto nos vuelve más atentos y humanos, y las soluciones que brindamos serán más reales y por lo tanto, duraderas”, agrega Behrends.

 

La influencia del liderazgo empático en el tamaño del negocio

 

El tamaño del negocio también afecta su enfoque hacia el liderazgo empático. Las empresas más grandes están poniendo más énfasis en la necesidad de empatía, tal vez porque es más difícil de mantener a medida que los equipos y las unidades de negocio aumentan de tamaño, y las interacciones con los informes directos se vuelven distantes o irregulares.

 

Ojalá todas las soluciones de negocios, y nosotros como líderes podamos seguir profundizando, explotando y desarrollando el camino de la empatía. Las oportunidades de crecer siguiendo este camino son ilimitadas", concluye Behrends.