28
Vie, Ene

Los outfits de fin de año: qué, cómo y por qué

Typography

El 2021 entró en la cuenta regresiva y, para darle un cierre, estrenar ropa es una excelente idea. Pensemos primero en los colores. ¿Un clásico? El blanco. Transmite paz, pureza, lo nuevo, lo que está por venir, toda una tradición para Año Nuevo. Es un color frío por excelencia que les queda impecable a las paletas llamadas invierno y verano. 

 

 Dado que el blanco -y los colores muy claros en general- agranda, nos sirve para equilibrar. Por ejemplo: en una figura con cadera más ancha que los hombros –en estilismo los llamamos cuerpos A,  podemos usar el blanco para una hermosa blusa o remera no muy larga.

Si, en cambio, se trata de una figura donde la cadera es más angosta que los hombros, lo ideal es llevar el blanco en la falda o el pantalón y optar por tonos más oscuros en las prendas superiores. 

Las fiestas siempre son un momento perfecto para sacar a relucir los brillos. Y esta temporada que están especialmente de moda, más todavía. Los brillos realzan, iluminan, encienden. Si los vamos a elegir para una prenda que quede cerca de la cara, el consejo es probarlo muy bien antes de comprar. ¿Dorado o plateado? Como regla básica podemos decir que para las pieles más rosadas, lo ideal es el plateado y a las pieles cálidas por naturaleza les sienta mejor el dorado.

Accesorios sí, siempre suman y nos dan ese toque personal para cerrar el look. Pero cuidado con los excesos. Pongamos el acento en la elegancia, un estilo acorde a nuestra edad y el buen gusto por sobre todas las cosas.

Los monos, y sus versiones en dos piezas mismo color y estampa, siempre son la alternativa si queremos sentirnos súper seguras para movernos, llevar y traer y jugar con los niños, pero este año además están a full. Los hay de todos los largos, tipo palazzos o más achupinados, con y sin escote. Aquí la clave estará en el color: busquemos uno que nos represente e ilumine y, si optamos por un estampado, tengamos en cuenta que el tamaño de las figuras sea proporcional a nuestra estatura.

El clásico que nunca falla: el vestido. Corto, largo, al cuerpo o suelto, el vestido siempre nos deja bien paradas. Un lindo escote estiliza el cuello y agrega su toque sexy y femenino. Pero el consejo es no exagerar, sobre todo si lo festejamos en familia y tenemos que ocuparnos de la mesa. ¿Querés ir un poco más allá? Optá por un vestido lencero en raso o satén. Elegí bien, pensá que después lo podés usar todo el verano.

¿Todavía no decidimos qué ponernos y ya no nos queda tiempo para pensar? Abramos el closet y vayamos por otro clásico recargado que jamás será un error: el jean y algo más. Los contrastes le quedan de maravilla. Va con un top de lentejuelas, una camisa rasada o una blusa de encaje en modo naif. Buscá el modelo con el que te sentís diosa y el corte que mejor les quede a tus piernas. Tené en cuenta que el tiro alto las alarga un montón.

Y cerramos con un outfit bien 2021 para las más jóvenes: los ciclistas. No importa si los combinás con un crop-top, una maxi-remera o un blazer XXL, te vienen de maravilla para estar cómoda en la cena familiar y después salir a recorrer la noche. ¿Una idea? Complementalos con stilettos si querés darles un upgrade de glamour.