28
Vie, Ene

Estética y mirada saludable

Typography

Desde siempre, los ojos y el área periocular fueron el enfoque a la hora de realzar la belleza facial. Con la llegada de la pandemia, y el consiguiente uso del tapabocas, dicha área aumentó su papel protagónico. Existen numerosos y variados productos y/o tratamientos para este fin: cremas, peelings, pestañas postizas, alargador de pestañas, toxina botulínica, rellenos, cirugías, maquillajes, perfilado de cejas, microblading, etc. Es por eso que hay que ponerse en manos de un especialista para realizar algún tipo de tratamiento periocular.

 

 La piel de esta área está más expuesta a los rayos solares y a los fenómenos externos que crean manchas cutáneas, resecan la piel y destruyen las fibras de colágeno y de elastina, lo que acelera el envejecimiento y la aparición de arrugas.

Con el paso de los años, sufrimos cambios involutivos que en el área periocular son más evidentes, ya que la piel de esta zona es la más fina de todo el cuerpo y se distiende con mucha facilidad. Además, existen 22 músculos perioculares que se encuentran en permanente actividad debido a los movimientos oculares y al parpadeo, favoreciendo la formación de arrugas o las “patas de gallo”.

Con el debilitamiento de los tejidos, producto del paso de los años, aparecen las “bolsas palpebrales” que se ven como abultamientos en los párpados, más evidentes en los  inferiores. La formación de estas bolsas, si bien en parte se deben a algunos factores genéticos, también a situaciones que agravan y aceleran su aparición como la obesidad, retención de líquidos por problemas cardíacos o renales, alergias, problemas hormonales, etc.

Para tener una mirada más saludable, primero que todo, se debe realizar un examen oftalmológico completo descartando patologías asociadas que puedan generar miradas cansadas, ojos hinchados, sequedad de ojos, entre otros, priorizando así la salud ocular.

Los especialistas en Oculoplástica, vías lagrimales y órbita, son médicos oftalmólogos que se especializan en el área periocular manejando en conjunto la salud de los ojos y los tejidos que los rodean. Son quienes pueden estudiar y tratar las alteraciones de esta zona según criterio estético más adecuado, priorizando el bienestar de los ojos.

Existen diferentes técnicas quirúrgicas destinadas a rejuvenecer el área periocular y el cirujano debe elegir la más adecuada para cada paciente. Para su elección, debe tener en consideración las diferencias anatómicas entre las personas y, más aún, entre las etnias.