03
Dom, Jul

Alerta: la diabetes es la razón de 1 de cada 4 consultas por enfermedades de la retina

Typography

El 24% de las consultas de la subespecialidad de Retina y Vítreo se debe a la retinopatía diabética, una enfermedad de la retina que se desarrolla como consecuencia de la diabetes y que puede causar pérdida visual severa. Así lo indican los datos estadísticos del Servicio de Oftalmología del Hospital Universitario Austral.



 La gran mayoría de estos pacientes es periódicamente controlada en el Servicio de Diabetes del Hospital, lo que contribuye a un mayor cuidado integral del paciente y, consecuentemente, a la prevención de la retinopatía diabética, destaca el oftalmólogo Juan Gallo (MP 55399, MN 69632), coordinador de Oftalmo-Diabetes en el hospital.

"La retina es la parte del ojo en la que se enfocan las imágenes para que podamos ver. Es el equivalente a la película fotográfica de una cámara. Nuestros ojos tienen lentes que enfocan imágenes en la retina. Y ésta las transmite a través del nervio óptico hasta el cerebro, donde la imagen se hace consciente", explica el médico retinólogo Mauricio Asulay (MP231145, MN 122858).

"El daño por diabetes en la retina o retinopatía diabética, se desarrolla lentamente y en forma acumulativa a lo largo de los años. Cuanto más años y más elevados los niveles de glucosa en la sangre del paciente, más rápido aparecen los daños en la retina y en la visión", señala.

"La retinopatía diabética aparece en pacientes con diabetes que no pueden controlar adecuadamente sus niveles de glucosa en sangre. La mayoría de las veces se trata de personas de más de 50 años con otros factores de riesgo, como sobrepeso e hipertensión arterial, aunque esta enfermedad también se da en pacientes jóvenes, pero raramente en niños", advierte el especialista.

Según la 4° Encuesta Nacional de Factores de Riesgo, organizada por el INDEC y la Secretaría de Gobierno de Salud de la Nación, la prevalencia de glucemia elevada/diabetes en la población total de 18 años de edad y más, por autorreporte, fue de 12,7%, lo que registró un aumento significativo con respecto a la 3° Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (9,8%).

"La forma de evitar o prevenir la retinopatía diabética consiste en realizar un tratamiento adecuado de su causa: la diabetes. Una vez desarrollada la retinopatía diabética, incluso, el tratamiento de los estadios iniciales es el de la diabetes, mediante el empleo de medicamentos para bajar los niveles de glucosa, una alimentación adecuada, ejercicio físico y el tratamiento de otros factores asociados, como la hipertensión arterial, el exceso de grasas o lípidos en la sangre y la enfermedad renal, en caso de existir", observa Asulay. "Por estos motivos la colaboración estrecha con el Servicio de Diabetes posee una significativa importancia", afirma Gallo.

"En los estadios más avanzados es necesario sumar tratamientos en el ojo, como inyecciones de medicamentos con anestesia, aplicaciones de láser en la retina y, para los casos más graves, la cirugía denominada vitrectomía. Los tratamientos tienen una tasa de efectividad muy elevada, más aún cuando se detecta la enfermedad en estadios menos avanzados", completan Asulay y Gallo, médicos retinólogos del Servicio de Oftalmología del Hospital Universitario Austral.