10
Sáb, Dic

Vestir a perros y gatos: ¿es conveniente o puede ser contraproducente?

Typography

Si bien puede considerarse una moda en la actualidad, la realidad es que los animales de compañía no tienen las mismas necesidades de vestimenta de los humanos. Sin embargo, en algunos casos, determinadas prendas pueden ayudarlos frente a temperaturas realmente bajas.

 

 Es fundamental entender qué tipo de ropa es apta para ellos y cuándo utilizarla.

Es cada vez más habitual ver animales de compañía con indumentaria que imita, en muchos casos, la de los humanos. Desde Vitalcan, compañía especializada en el desarrollo de soluciones nutricionales para perros y gatos indican que  esta práctica puede no ser beneficiosa para ellos y, por el contrario, las prendas podrían convertirse en elementos contraproducentes. Esto se debe a que una remera, un vestido, o los zapatos que se le ponen a los animales pueden afectar la termorregulación del cuerpo para la que cada uno de ellos está preparado, tanto para resistir al frío como al calor.

A pesar de ello, existen ocasiones en las que la vestimenta puede ayudarlos y protegerlos:

-Perros pequeños, de pelo muy corto o con poca cantidad: si se trata de un perro de menos de 10 kilos o con poco pelo, abrigarlos podría ser beneficioso, sobre todo frente a los cambios bruscos de temperatura que se producen al salir  de un hogar calefaccionado a las bajas temperaturas en pleno invierno 

-Perros senior -mayores de 6/7 años- o con alguna patología: en estos casos es fundamental que estén bien protegidos de los cambios de temperatura. Para ello, podría ser útil usar chalecos, abrigos  durante los paseos o mantas cuando están a la intemperie, ya que muchas veces su termorregulación se ve afectada por cambios hormonales.

-Perros friolentos: cuando es claro que el perro es friolento, o en los casos de las razas que tienen la necesidad constante de buscar calor, como el dachshund o el chihuahua,  el uso de un abrigo podría ayudarlos frente a los climas extremos o muy fríos.

-Lluvia, nieve, viento frío, etc.: si las condiciones climatológicas son adversas, como cuando nos vamos de vacaciones y los llevamos  a la hora de pasear o estar fuera de la casa, al igual que los humanos, los perros pueden llevar prendas que los protejan de ese momento como por ejemplo un impermeable para la lluvia.

-Post cirugía: en un post operatorio es muy importante seguir las indicaciones del médico veterinario, ya que la mayoría de las veces nos solicitan llevar una manta o un abrigo, debido a que los animales tardan en volver a regular su temperatura corporal luego de una anestesia. 

Por su parte, en felinos, esta práctica es aún menos recomendable. Esto se debe a que los gatos suelen ser más reacios a llevar cualquier prenda, ya que gran parte del día están lamiéndose el pelaje para limpiarlo, algo que no podrían hacer estando vestidos.

De esta manera, incluso cuando pueda ser conveniente el uso de ropa en nuestros animales de compañía, debemos tener en cuenta que ésta cumpla con las siguientes características:

-La prenda debe cubrir desde el cuello hasta el lomo y llegar al comienzo de la cola.

-Los tejidos deben ser cómodos, sin costuras, del talle adecuado, no muy apretados.

-Que sean de materiales hipoalergénicos.

-No limiten sus movimientos.

-Solo elegir prendas prácticas y útiles para los momentos de necesidad. 

-Prendas que cumplan su función, es decir, que protejan de la lluvia y/o del frío.

Es necesario comprender que ningún animal, excepto el hombre, tiene la necesidad de vestirse. Por ello, el uso de indumentaria en animales de compañía sólo debe darse en situaciones realmente necesarias. De lo contrario, podría convertirse en una molestia para ellos o en un elemento contraproducente.