26
Lun, Sep

Día mundial del Alzheimer: consejos para ayudar a las personas que transitan la enfermedad en su hogar

Typography

La enfermedad de Alzheimer es la forma más común de demencia. Si bien es conocida por la pérdida de memoria en personas mayores de 65 años, en sus inicios puede manifestarse de otras maneras, con cambios en el pensamiento y el razonamiento de una forma que afecta la vida y las actividades diarias de quienes la padecen.

 

 

 Mientras avanzan en el mundo estudios sobre diversos tratamientos farmacológicos, los enfoques actuales para tratar el Alzheimer se centran en ayudar a las personas a mantener la función mental, tratar el proceso de la enfermedad subyacente y controlar los síntomas conductuales. Y, durante este proceso, se hace de gran relevancia la figura de los cuidadores, que pueden ser uno o varios familiares o personas ajenas al círculo íntimo. 

 

Con el paso del tiempo, las personas con este tipo de demencia necesitarán cada vez más ayuda con tareas sencillas y cotidianas como bañarse, asearse y vestirse. Recibir ayuda para este tipo de actividades puede ser molesto para el paciente. A su vez, para muchas familias, cuidar a una persona con demencia es la función de muchos y comparten tareas y responsabilidades. 

 

"Cuidar de una persona con Alzheimer puede tener costos físicos, emocionales y financieros significativos. Las demandas del cuidado diario, los cambios en los roles familiares y las decisiones sobre la ayuda al paciente pueden ser difíciles. Informarse bien sobre la enfermedad y aprender sobre sus diversas etapas, sus desafíos y acerca de cómo lidiar con ciertos comportamientos es de gran utilidad. Buenas habilidades de afrontamiento, una sólida red de apoyo y cuidado de relevo también ayudan a manejar el estrés de cuidar a un ser querido con Alzheimer", explica el Dr. Simón Fernández Nievas, médico especialista en clínica médica (MN 103576) y Director Médico de En Casa, organización con más de 30 años de experiencia en soluciones de salud en el hogar e internaciones domiciliarias. 

 

Entre los consejos para los cuidadores a cargo, se pueden enumerar:

 

-Intentar mantener una rutina establecida, como bañarse, vestirse y comer a la misma hora todos los días.

 

-Ayudar a hacer listas de las cosas que debe hacer y anotar las citas y las actividades a las que debe asistir, en un cuaderno o calendario.

 

-Planificar las actividades que disfruta e intentar hacerlas a la misma hora todos los días.

 

-Considerar el uso de un sistema o de recordatorios que ayude si deben tomar medicamentos con regularidad.

 

-Cuando se esté vistiendo o bañando, permitir que haga solo/a todo lo que pueda.

 

-Conseguir ropa holgada y cómoda que le sea fácil de usar, como prendas de vestir con elástico en la cintura, sujetadores de tela o cierres, evitando cordones, botones o hebillas.

 

-Ser amable y respetuoso. Informarle qué es lo que va a hacer, paso a paso, mientras le ayuda en una tarea. 

 

-Servir los alimentos en un lugar familiar y constante y darle suficiente tiempo para que coma.

 

Seguridad en el hogar de las personas con demencia

 

"Como cuidador o familiar de una persona con Alzheimer o con alguna demencia relacionada, se pueden tomar ciertas medidas para que el hogar sea más seguro. La eliminación de peligros y la inclusión de dispositivos de seguridad ayudan a que la persona tenga más libertad de desplazarse de forma independiente y minimizar riesgos de accidentes", comenta el Dr. Fernández Nievas.

 

Qué cambios tener en cuenta:

 

-Si en el hogar hay escaleras, es importante asegurarse que haya al menos un pasamanos. También se pueden colocar alfombras o franjas de seguridad antideslizantes en los peldaños, o bien, marcar los bordes de las gradas con cinta adhesiva de colores brillantes, para hacerlos más visibles.

 

-Insertar enchufes de seguridad en los tomacorrientes que no se estén usando y considerar el uso de cierres de seguridad para las puertas de las alacenas.

 

-Despejar el paso y eliminar alfombras pequeñas, cables eléctricos y otros artículos con los que pueda tropezarse.

 

-Colocar una buena iluminación en todas las habitaciones y las áreas exteriores que visita.

 

-Eliminar cortinas y alfombras con patrones muy cargados que puedan confundir. 

 

-Guardar bajo llave productos de limpieza o para el hogar, como disolventes de pinturas y fósforos, que puedan ser peligrosos o inflamables. 

 

Modificaciones en la comunicación y en la conducta 

 

"El Alzheimer es una enfermedad progresiva. Si bien en sus primeras etapas la pérdida de memoria es leve, en una etapa avanzada se pierde la capacidad de mantener una conversación y responder al entorno. La comunicación, entonces, se vuelve difícil. En algunos tipos de demencia, las habilidades del lenguaje resultan afectadas, por lo que los pacientes pueden tener problemas para encontrar la palabra correcta o para hablar. Para evitar la frustración de quien lo acompaña es importante comprender que la enfermedad está causando este cambio en las habilidades de comunicación y considerar algunas herramientas útiles que ayudan", explica Fernández Nievas.

-Tranquilizar a la persona, hablar calmadamente y escuchar las preocupaciones y las frustraciones que tenga. 

 

-Permitir que mantenga tanto control de su vida como sea posible.

 

-Respetar su espacio personal.

 

-Además de organizar actividades, también establecer momentos de silencio en el día.

 

-Mantener en la casa fotografías y objetos familiares que la persona aprecie, para ayudarla a sentirse más segura.

 

-Si la persona no sabe quién le está hablando, recordárselo sin decirle: "¿no te acordás?"

 

-Fomentar una conversación en la que ambos participen durante el mayor tiempo posible.

 

-Si está teniendo problemas para comunicarse, intentar distraerlo/a con alguna actividad

 

Para más información:

https://internaciondomiciliaria.org

@encasa.internaciondomiciliaria