10
Sáb, Dic

Dos recetas ricas y saludables para cocinar en familia

Typography

La cocina siempre es un punto de encuentro en las familias y por eso es una muy buena idea dejar a los chicos involucrarse en la cocina, es una herramienta fundamental para que se familiaricen con los alimentos.

 

 

 Si los chicos participan, los incentivamos a probar esas preparaciones realizadas en conjunto y los motivamos a tener una alimentación variada.

 

Es por eso que la Lic. Rosana Maidana, especialista en nutrición pediátrica y miembro del equipo del Módulo de Nutrición Pediátrica de En Casa Córdoba (M.P. 4121), comparte dos propuestas riquísimas y saludables para hacer entre grandes y chicos.

 

Pepas integrales 

 

Ingredientes

 

1 taza de harina integral

1 taza de harina 000

1 cucharada de polvo para hornear

½ taza de azúcar

aceite 

dulce a elección

 

Preparación, paso a paso

 

-Mezclar todos los ingredientes en un bowl

-Agregar agua en cantidad necesaria para formar la masa

-Una vez hecha la masa, armar bolitas sobre una placa y ahuecarlas en el centro

-Agregar cualquier dulce a elección en el centro

-Llevar al horno durante 20 minutos


Budín de coco 

 

Ingredientes

 

1 huevo

1 cucharadita de esencia de vainilla 

¾ de taza de azúcar. 

¼ de taza de aceite 

½ taza de leche

¾ de taza de harina integral

¾ taza de harina 0000 

1 cucharada colmada de polvo de hornear

¾ taza de coco rallado 

 

Preparación, paso a paso 

 

-Batir 1 huevo con 1 cucharadita de esencia de vainilla y ¾ de taza de azúcar. 

-Agregar ¼ de taza de aceite y ½ taza de leche. Integrar bien.

-Incorporar ¾ de taza de harina integral, ¾ taza de harina 0000 y 1 cucharada colmada de polvo de hornear.

-Añadir ¾ taza de coco rallado y mezclar bien.

-Llevar a horno precalentado a 180º y cocinar por 40-50 minutos o hasta que al introducir un cuchillo éste salga limpio.

"Los niños que comen de manera habitual en familia tienden a comer de manera más saludable, incluyendo más frutas, verduras y carbohidratos complejos en su alimentación, evitando el picoteo entre horas. Pero, sobre todo, lo más importante de comer en familia es el ejemplo. Los niños,  y cuanto más pequeños más todavía, sienten una especial admiración por todo lo que los padres hacen, por lo que, si nos ven comer algo, su actitud ante ese alimento será positiva. A medida que los hijos van creciendo, la comida es una oportunidad de reconectar en familia", comenta la especialista.