10
Sáb, Dic

Animate al placer: 10 claves para alcanzar el orgasmo femenino

Typography

Sólo tres de cada diez mujeres llegan al orgasmo a través del coito y 8 de cada 10 cuando se produce la estimulación del clítoris. Un tema que aún sigue siendo tabú y es relegado a las sombras en muchas culturas, el orgasmo femenino es tan maravilloso como misterioso.

 

 ¿Qué lo desencadena? ¿Cómo? ¿Cuánto dura? La Dra. María Laura Martínez, especialista en Ginecología de DIM CENTROS DE SALUD explora este tema en profundidad, para develar mitos, explicar sus características generales y para alentar a toda la comunidad a bucear en el propio cuerpo, descubrirse, autoexplorarse y dejarse llevar por un cúmulo de sensaciones, tanto físicas como mentales y emocionales, que esperan ser descubiertas en el orgasmo femenino.

La Dra. María Laura Martínez, brinda una guía rápida de 10 claves para contribuir a derribar falsas creencias, incentivar al gozo y al disfrute, con cuidados y pautas para que todas puedan experimentar física y emocionalmente esta espectacular sensación.

1)  Antes y después del orgasmo

Actualmente, las reglas del juego han cambiado y ya no es suficiente que, en un encuentro sexual, ambos individuos alcancen el clímax y luego, sencillamente, a dormir. De hecho, es fundamental comprender que el orgasmo es un momento cúlmine que rodea a todo el momento íntimo; a todo el proceso previo y posterior que transforman esa unión en una experiencia tan satisfactoria. El antes, el durante y el después son también partes fundamentales del proceso. Cada vez más surgen nuevas tendencias sexuales, juegos de pareja, posturas y técnicas que invitan al placer.

2)  ¿Qué es un orgasmo?

El orgasmo es la liberación repentina de la tensión sexual. Se define como una respuesta fisiológica a un estímulo de excitación sexual. También conocido como clímax, es un momento de placer sexual intenso y súbito, que tiene múltiples beneficios para la salud debido a las hormonas y otros químicos que el cuerpo libera durante el proceso. Las mujeres pueden lograrlo a través de diferentes medios de estimulación. El orgasmo produce cambios como el aumento de la frecuencia cardíaca, rubor en las mejillas, contracción de los músculos de la pelvis, aumento de la lubricación vaginal y, posteriormente, da paso a la meseta. Un orgasmo se siente y cuando ocurre se sabe.

3)  ¿Cuántos tipos de orgasmos hay?

No todos los orgasmos son iguales, incluso en la misma persona, pueden contener o no contracciones del suelo pélvico, placer intenso, experiencia emocional, aumento de la sensibilidad genital u otros cambios.

No hay un “único orgasmo”, las mujeres son capaces de experimentar diferentes tipos aunque, generalmente, suele haber dos clases: los GENITALES (vaginal y clitoridiano) y NO GENITALES (ano, boca, pezones); con estimulación de clítoris, vía vaginal, anal o mixta, entre ellas. También juego un rol fundamental el cerebro, ya que es el que comanda cada parte del cuerpo y logra, en perfecta conjunción, este esperado “estallido” emocional que tanto placer representa para la mujer.

4)  Tipos de orgasmos

Vaginal: Suele ser el más difícil de lograr para las mujeres y se cree que solo puede ser provocado mediante la estimulación peneana y a través de la penetración. En este punto, la propuesta es experimentar otras opciones que estimulen la zona (jugar con los dedos o usar algún accesorio sexual) haciendo movimientos rotatorios suaves y constantes. Alcanzar el clímax en esta forma de vinculación puede estar solventada en reconocer y estimular el popularmente conocido como “punto G”. Este orgasmo es uno de los más buscados y, eventualmente, no llegar a encontrarlo, puede ser motivo de depresión y enojo en la pareja. Lo recomendable siempre es seguir juntos explorando opciones y, de ser necesario, buscar consejos con un profesional sexólogo que guíe el camino para lograr el éxito. 

Clitoridiano: Dentro de la vagina, se encuentra este órgano pequeño que tiene muchas terminaciones nerviosas. Va desde la punta de la vulva y se extiende por el interior de los labios. Se busca estimular la zona frotando suavemente con los dedos, la palma de la mano o la lengua con movimientos circulares de ida y vuelta.

Ano: Esta zona del cuerpo es especialmente sensible y se pueden presentar fisuras o desgarros si no se tienen cuidados. Tengamos en cuenta que el ano y el recto no segregan fluidos que faciliten la penetración, por esto la lubricación es fundamental en el sexo anal. Lo ideal es ir de a poco explorando la zona, siempre con consentimiento y animarse a descubrir otros tipos de estimulaciones, sensaciones y por qué no, placer.

Boca / Pezones /otras zonas erógenas: Cada persona es única y también lo son las partes que le generan placer. Pero, la gran mayoría experimenta placer al tacto de las orejas, los pezones y el busto, el cuello, la espalda, el interior de los muslos y otras áreas que causan una reacción placentera cuando se besan y se juega con ellas. Además de besos, mordidas leves en los labios de la boca, sexo oral y otras. 

5)  ¿Cómo se siente? ¿Cómo se llega al orgasmo?

No existe un tip mágico ni una respuesta estipulada para todas. No hay un solo consejo para lograrlo ya que se puede llegar al orgasmo por diferentes maneras. Se descubre y la exploración es fundamental para encontrar qué zonas le dan placer a cada persona. Se va creando, se llega a través de la excitación y tiene un periodo llamado refractario, en el cual el cuerpo descansa, pero si tenés un cuerpo femenino podés remontar y tener otro u otros orgasmos.

6)  ¿Se debe llegar a la penetración para lograrlo?

No sólo se obtiene a través del coito con penetración, sino por estímulo de otras zonas erógenas del cuerpo, siempre con consentimiento. Tampoco es necesario llegar y estimular al punto G ya que hay vías más sencillas y que apenas se estimulan durante la relación, como el clítoris. Tres de cada diez mujeres llegan al orgasmo a través del coito y 8 de cada 10 cuando se produce la estimulación del clítoris.

7)  ¿Cuál es la función del clítoris?

El clítoris posee una sola función y es el placer sexual. Es el trabajo de cada una conocer qué es lo que estimula su clítoris.

8)   ¿Son reales los orgasmos múltiples o multiorgasmos?

Los tipos de estimulación excitan diferentes nervios: el clítoris estimula al nervio pudendo y la vagina al nervio pélvico. La combinación de ambos tipos produce orgasmos múltiples. En las mujeres, la calidad sensorial del orgasmo varía en función de la parte del sistema genital que se estimule. Fisiológicamente, ocurren después de las respuestas básicas a la estimulación continua, vasocongestión y tensión muscular. Se trata de una situación que hace que la mujer tenga un clímax varias veces durante la misma sesión de actividad sexual.

9)  ¿Cuáles son los beneficios para la salud?

La experiencia de un orgasmo tiene un efecto positivo sobre el bienestar general que redunda en una mejor salud (disminución de la morbilidad) del individuo. A su vez, mejora el sistema inmune y se cree que aumentan la cantidad de anticuerpos en nuestro organismo, por lo que sirven para combatir infecciones y resfriados. Son excelentes reductores del estrés, queman calorías y logran cambiar el humor. Son perfectos somníferos, alivian el dolor y mejoran la salud del corazón y la emocional, hasta rejuvenecen la piel al aumentar la circulación sanguínea.

10) Conclusión y ¡a practicar!

Con todo esto, y como conclusión, las mujeres pasan por diversas fases de excitación hasta alcanzar un umbral en el que el orgasmo es posible. Se trata de un camino que se construye, en donde se aprende en cada encuentro y la meta es sentirse plena, cada una a su forma, con sus tiempos y elecciones. El orgasmo es posible, recomendable y representa una vida sexual saludable que todas podemos lograr.