06
Lun, Feb

¿Cómo transcurrió el año y con qué nivel de estrés lo terminamos?

Typography

En un 2022 donde muchas personas volvieron al trabajo presencial desde la oficina, casi 6 de cada 10 encuestadas desea tener un trabajo flexible o híbrido.  La importancia de conocer qué sentimos y qué deseamos para aprender a manejarlo.



 La Asociación Argentina de Counselors realizó un relevamiento entre su comunidad para conocer cuál fue la modalidad de trabajo que predominó este 2022, cuál es la que hubiesen elegido y cómo están llegando anímicamente las personas al fin de este año.

La manera en la que trabajamos y vivimos impacta directamente en nuestra percepción del año y el estado emocional con el que llegamos al fin del ciclo. Por eso, en pleno cambio de paradigma, donde muchas empresas y profesionales optaron por un sistema híbrido de trabajo que permita una convivencia más armoniosa entre la vida profesional y personal, desde la Asociación se quiso relevar la actualidad de esta tendencia.

¿Cómo estamos trabajando actualmente?

La pandemia nos enseñó que el trabajo híbrido permite un mayor balance entre vida laboral y personal, mayor flexibilidad sobre dónde, cuándo y cómo trabajar, incentiva el trabajo por objetivos, reduce los tiempos de movilidad hasta la oficina, incluso, disminuye los gastos inmobiliarios. Esto no descarta momentos de presencialidad, ya que encontrarnos con otras personas nos energiza, cohesiona, nos hace más creativos y puede generar un plus en la productividad.

De las respuestas recogidas se pudo advertir que un 45% de los encuestados debió volver a las oficinas para jornadas de trabajo presenciales, mientras un 36% mantuvo una modalidad híbrida. Y, la  gran mayoría (58%), siente que quisiera poder mantener un trabajo flexible, con algunas jornadas de trabajo en casa y otros en la oficina.

¿Con qué nivel de estrés estamos terminando el año?

Esta brecha entre lo que deseamos y lo que realmente podemos y hacemos, tanto lo referido a la modalidad de trabajo como a muchas otras brechas más, es lo que muchas veces se refleja en una exigencia de vida, esa sensación de incomodidad con la rutina, que impacta de diversas maneras en nuestra salud emocional y física.

Por eso, desde la Asociación se relevó también otra pregunta clave que fue el nivel de estrés percibido por las propias personas. Pregunta que generó un 45% de respuestas "nivel fatal de estrés" y un 45% de personas que sienten que sí pueden ir manejando sus niveles de estrés, y donde solo una de cada diez lo lleva muy tranquilamente

Desde el Counseling, la recomendación en este momento del año es aprovechar el fin de ciclo para revisar cuánto de lo que estamos haciendo realmente responde a lo que deseamos y a lo que nos hace bien, y cuánto arrastramos por obligación y compromiso. Las respuestas que justifican el por qué elegimos lo que hacemos, o por qué seguimos haciendo lo que hacemos, pueden arrojar mucha luz en el camino por descubrir todo lo que podemos cambiar de nuestra rutina.

Para más información:

http://www.aacounselors.org.ar/