10
Dom, Dic

El agotamiento de fin de año y el plus de estar a cargo de un familiar adulto mayor dependiente

Typography

En fin de año la sensación de agotamiento no se hace esperar, hay muchas razones por las que una puede estar cansada, además que es una época en la que suele darse una mezcla de sensaciones que no siempre es grata para todos. Si al cansancio por trabajar todo el año, mantener la rutina de la casa y/o de niños en edad escolar, se suma la responsabilidad de cuidar de un adulto mayor dependiente, el agotamiento es aún mayor.

 

"El agotamiento del cuidador es físico, mental y emocional porque tienden a sufrir niveles elevados de estrés, esta famosa reacción fisiológica por la que el cuerpo responde de cierta manera ante una situación que se interpreta como amenazante o que requiere esfuerzo adicional. En este sentido, el estrés es necesario para actuar ante las situaciones cotidianas de la vida. Sin embargo, cuando las respuestas estresadas son constantes y se dan en exceso, el estrés puede tener graves consecuencias para la salud", explica el Dr. Simón Fernández Nievas, médico especialista en clínica médica (MN 103576) y Director Médico de En Casa, organización especializada en soluciones de salud en el hogar

Debido a la sobrecarga que padecen muchos cuidadores y las dificultades que enfrentan diariamente, pueden aparecer valoraciones equivocadas ante algunas o muchas situaciones, de forma que provoquen frecuentes y excesivas respuestas estresadas. Por ello, el primer consejo para afrontar el estrés es identificar si la respuesta ante una situación es adecuada y coherente con la realidad.

Si la persona tiene un estrés elevado es posible que padezca todos o algunos de los siguientes cinco síntomas:

-Cansancio elevado, angustia y temores.

-Irritabilidad frecuente y cambios de humor.

-Disminución de la capacidad de concentración para tomar decisiones, para evaluar adecuadamente las situaciones.

-Depresión.

-Sensación de que los cuidados lo superan.

Llegada la época de las Fiestas, para algunos cuidadores familiares puede ser un momento alegre y agradable de disfrutar junto a sus seres queridos, celebrando las tradiciones familiares. Sin embargo, para muchas personas los eventos de fin de año también conllevan un aumento del estrés.

"En caso de que esto sucediera se recomienda hablar con la persona a la que cuida de lo que hace más significativas las Fiestas de fin de año, tanto para ellos como para una misma, y priorizar esas actividades como corresponda; simplificar el menú del evento por uno de más sencilla elaboración y concentrarse en los detalles mínimos necesarios para evocar un espíritu festivo y crear buenos recuerdos; sin sobrecargarse de tareas adicionales", explica el Dr. Fernández Nievas, quien agrega: "Fin de año es una excelente oportunidad para que la persona dependiente y su cuidador o cuidadora puedan participar, en la medida de lo posible, en la planificación de las fiestas navideñas para romper la rutina y tener la ilusión que todo saldrá bien. Si la persona dependiente no está cómoda en las celebraciones, quien la cuida tampoco lo estará".

Si bien nunca es recomendable forzar ningún encuentro con los familiares adultos mayores enfermos, en la mayoría de los casos los más grandes de la familia ven en las festividades una especial trascendencia, ya que es momento de reencuentro y de recuerdo.

Ahora bien, pasadas las Fiestas, muchas familias emprenden sus ansiadas vacaciones, ¿cuál es entonces la mejor opción para integrar a un adulto mayor con dependencia a estos días de descanso?

Durante las vacaciones muchas personas mayores sufren las consecuencias del abandono familiar. Se quedan solos en sus hogares o en residencias donde sufren una angustiosa soledad. Pero hay alternativas para abordar las vacaciones con una solución adecuada para todas las partes.

"El escenario ideal sería aquel en el que los mayores se fueran de vacaciones con el resto de la familia. Estos días son importantes para fortalecer las relaciones entre padres, hijos y abuelos; recuperar el tiempo perdido, rememorar viejas historias y estrechar lazos familiares. No obstante, no siempre se dan las circunstancias más adecuadas para que esto sea posible. Gracias a los cuidados domiciliarios y a servicios de asistencia personalizada en el hogar, es posible que sea un momento de descanso para todos, sin dejar a nadie solo y sin la atención necesaria. Hay servicios por horas, por jornada, todos los días o solo de noche, por citar algunas posibilidades. Contar con ayuda de cuidadores reparte la carga del trabajo, brindando seguridad y tranquilidad", concluye el especialista.

Para más información:

https://internaciondomiciliaria.org

IG: @encasa.cordoba