06
Lun, Feb

Se renueva la batalla contra el dengue

Typography

Diversos factores -como el cambio climático y la producción de recipientes descartables que sirven como criaderos de mosquitos- transformaron al dengue en un problema ya instalado para la salud pública a nivel mundial. Según la Organización Panamericana de la Salud -oficina regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud (OMS)- en el año 2022 aumentaron abruptamente los casos de dengue en el Cono Sur de América: en 2021 se registraron 9096 infecciones mientras que en 2022 fueron 2.330.228.

 

 En este marco, el Ministerio de Salud de la Nación informó que -hasta el 8 de enero- no se registró circulación viral de dengue en ninguna localidad del país. “Durante la segunda mitad del 2022 no se notificaron casos autóctonos de dengue hasta el mes de diciembre, donde se confirmaron cuatro casos (dos en CABA y dos en Córdoba Capital) sin más casos vinculados. Sin embargo, estos casos alertan sobre la presencia del virus en el país en un contexto favorecedor para la propagación del virus, siendo que nos encontramos en temporada de temperaturas altas y de mayor movilidad de personas dentro y fuera del país”, señala el Boletín epidemiológico nacional N 635 SE 1 | 2023.

El dengue es una enfermedad viral transmitida por la picadura del mosquito Aedes aegypti, que se convierte en vector cuando se alimenta con sangre de una persona enferma de dengue y luego pica a otras personas”, explica la Dra. Paola Caro, directora Médica de vittal; y aclara que el contagio sólo se produce por la picadura de los mosquitos infectados, nunca de una persona a otra. La Dra. Caro también menciona que las personas infectadas poseen el virus en el torrente sanguíneo desde 1 día antes y hasta 5 ó 6 días posteriores a la aparición de la fiebre.

Consultada sobre los síntomas, apunta que la infección por dengue puede ser clínicamente inaparente o puede causar una enfermedad de variada intensidad ya que es sistémica y muy dinámica, con un período de incubación que puede ser de 5 a 7 días.

En tanto, las infecciones sintomáticas pueden variar desde formas leves, que solo se manifiestan con un cuadro febril agudo, de duración limitada (2 a 7 días); a otros cuya fiebre se asocia a intenso malestar general, cefalea, náuseas-vómitos, cansancio intenso, dolor retro ocular, dolor muscular, dolores articulares, prurito, y síntomas digestivos tales como discreto dolor abdominal y, a veces, diarrea.

Asimismo, la Directora médica de vittal enfatiza que en el 50% de los casos los síntomas pueden acompañarse de una erupción cutánea y que algunos casos de dengue pueden evolucionar a formas graves (dengue grave) en las que hay manifestaciones hemorrágicas y pueden llevar a un cuadro de shock.

Tratamiento y prevención

La Dra. Caro afirma que es fundamental que ante síntomas de dengue, la persona no se automedique y consulte al médico para que se le indique la medicación adecuada.

Acerca de la prevención, subraya que la mejor forma de pelear contra el dengue es eliminar todos los criaderos de mosquitos tanto dentro como fuera de la casa.

Como se sabe, muchos de los recipientes donde el mosquito se cría son latas, botellas, neumáticos, trozos de plástico y lona, bidones cortados, etc. “Estos recipientes deben ser eliminados y, de no ser posible, se debe evitar que acumulen agua, dándolos vuelta (baldes, palanganas, tambores) o vaciándolos permanentemente (portamacetas, bebederos)”, considera la Dra. Caro.

Por otro lado, y a diferencia de lo que se suele creer, la fumigación no es una solución definitiva ni la más eficaz para eliminar a los mosquitos o prevenir las enfermedades que transmiten. “Si bien en las épocas de calor, la fumigación colabora en la reducción de insectos, es preciso saber que solo mata a una parte de los mosquitos adultos y no afecta a las larvas, pupas y huevos. Por eso, se utiliza principalmente como medida de control ante emergencia sanitaria, es decir, cuando aparece un caso sospechoso de zika, dengue o chikungunya”, remarca la Dra. Caro. También anota que una vez que el insecticida cae al piso o se evapora ya no ejerce efectos sobre los mosquitos.

A su vez, agrega que para prevenir la picadura del mosquito, pueden colocarse mosquiteros en las ventanas y puertas de las viviendas y usar repelentes sobre la piel expuesta y sobre la ropa con aplicaciones cada 3 horas. En verano primero se aplica el protector solar y luego de unos 20 minutos, el  repelente.