28
Mié, Feb

Regalar joyas, una de las opciones más distinguidas para el Día de los Enamorados

Typography

 Se acerca el Día de los Enamorados y elegir un obsequio puede convertirse en una odisea, aunque todo dependerá del tipo de obsequio. Para tomar una decisión es importante detenerse a pensar si el regalo será un momento compartido en pareja (un desayuno, una cena, un viaje, una caja de bombones) o un objeto que reúna uno o más detalles para que la persona agasajada se sienta especial. 

 

 

En este último caso, entre las alternativas más glamorosas, las joyas se imponen -ya desde hace unos años- como una tendencia en expansión. 

 

Según indican desde Testorelli 1887 -la joyería y relojería de lujo que cuenta con 5 generaciones de joyeros relojeros de origen suizo-, en cuanto a joyería para hombres, los clientes han incorporado a sus outfits el uso de cadenas y pulseras, tanto en oro amarillo como en oro blanco. "Cada vez más varones jóvenes se animan a usar collares cortos de perlas", subraya Miriam Testorelli, VP de la empresa. 

En tanto, las mujeres optan por piezas en oro blanco con diamantes y gemas de color, rubíes, zafiros y esmeraldas, o piezas de tamaño más importante con gemas como citrinos, topacios azules y amatistas. "Para ellas también se han revalorizado las perlas como opción elegante y sofisticada", indica.

En este marco, Testorelli 1887 lanzó una colección especial con varias opciones y modelos que reflejan el espíritu del Día de los Enamorados:

One Love: se trata de una única joya para usar de a dos realizada en Plata 925 con un onix negro inscrustado. "El tallado de cada pieza es único e irrepetible. Así como lo son las parejas, solo se ensambla con su par", remarca Miriam.  

Ištar o Ishtar: con una variedad de opciones, esta colección debe su nombre a la diosa babilónica del Amor y la Belleza. Son piezas en aros, colgantes y anillos con corazones de diamantes coronados con piedras preciosas. "Los diseños reúnen la delicadeza y la elegancia", afirma la VP de Testorelli 1887. Estas joyas están disponibles en diamantes y zafiros; diamantes y esmeraldas; o diamantes y rubíes.

Todos ellos están montados en Oro 18K.

Ishtar Coñac: se trata de un corazón en Oro 18 K, blanco o amarillo, acompañado con diamantes color coñac engarzados en pavé.

Medio sinfín o media Riviere de diamantes y Oro 18K: "En todas sus versiones, ya sea de oro blanco, amarillo o rosado, o en infinitas combinaciones de diamantes y zafiros, esmeraldas o rubíes este anillo sobresale como una de las opciones más consultadas para San Valentín", consigna Miriam. 

The Rock: "Dentro de nuestra colección de solitarios, este anillo es el más elegido para jurar amor eterno. Está hecho en Oro 18K y diamante", describe la especialista en joyas.

Liquid Diamonds: "Es nuestra forma de decir 'Te amo', con Oro 18K blanco, cristal rosé, light blue, o cristal glass, y diamantes redondos en el contorno y en el corazón de la pieza, que se mueven a nuestro compás", destaca Miriam.

Testorelli 1887 también cuenta con la colección Diva's Love realizada Oro 18K blanco o rosado, madre perla y diamantes engarzados.

Otra opción es la colección Pure Love compuesta por collar y pulsera realizados en Plata 925 y Plata Vermeille con detalles de candados; o collar y pendientes en Plata 925 y plata Vermeille y madre perla. 

Las alternativas, diseños y precios de las joyas son múltiples. Sea cual sea el obsequio elegido, siempre es bueno recordar que un regalo siempre sintetiza la gratitud y el amor de una persona a otra.