22
Mié, May

Cuando las joyas son más que joyas

Typography

 El poder lucir una joya nos hace ver y sentir mejor. Pero si, además, esa joya tiene una connotación emotiva porque perteneció a un ser querido, fue un regalo de alguien a quien apreciamos o significó el reconocimiento recibido por algún logro alcanzado, ese significado cobra otro nivel de profundidad.

 


Las joyas son otra forma de empoderarnos: lucirlas -como cuando estrenamos ropa de diseño, un calzado o una buena cartera- nos aporta elegancia y nos hacen sentir más bellas, sofisticadas, nos dan seguridad a la hora de enfrentar situaciones cotidianas. Aún con looks muy casuales, siempre encontraremos una joya que acompañe y nos dé el detalle final que buscamos. Esto sucede gracias a la amplia gama de combinaciones que podemos encontrar, que van de metales o cuero hasta las versiones más glamorosas con brillantes. En suma, siempre hay una joya para cada mujer.


En este sentido, la elección y el significado de las joyas hacen que ésta se convierta en algo sumamente personal. Un ejemplo llevado al extremo es el vínculo que tuvo Elizabeth Taylor con las joyas y que la llevó a escribir el libro “My love affair with jewelry”, donde dedica un capítulo a cada una de sus colecciones y lo que le transmitían.


En mi caso, uno de los ejemplos más emotivos que me tocó vivir fue el lanzamiento de la línea de Testorelli 1887 llamada “Lazos” y que contaba con un anillo que tenía el moño rosa emblemático de la lucha contra el cáncer de mama realizado en esmalte cloisonné. Lo presentamos en apoyo a todas las mujeres que luchan contra el cáncer de mama por lo que parte de lo recaudado se donó a la Liga Argentina de Lucha contra el Cáncer (LALCEC), la organización más importante en prevención y detección temprana del cáncer en Argentina.


Vivimos situaciones muy emocionantes en nuestras tiendas cuando llegaban mujeres que querían tener ese anillo que para ellas significaba la fortaleza para enfrentar el tratamiento o el reconocimiento propio a haber ganado la batalla.


Así, como ven, las joyas nos ofrecen panoramas infinitos para abordar de acuerdo a cada mujer. En Testorelli 1887 los motivos para seguir creando modelos en joyas son ilimitados y apasionantes.

 

Soy una bendecida de poder transmitir todos estos mensajes por medio de las joyas y que éstas acompañen el camino de quienes las portan.