22
Mié, May

Berrinches: ¿cómo entenderlos y gestionarlos?

Typography

Los "berrinches" son pedidos que los niños hacen de manera insistente y poco clara. Por lo general, piden algo que los adultos no escuchamos, no prestamos atención o no decodificamos de manera correcta y el pequeño, ante la frustración que le genera la incomprensión, hace un llamado de atención pidiendo otra cosa, ya no la que originalmente necesitaba.

 

 Son más comunes a partir de los dos años y la mayoría de los berrinches responden a un pedido claro de mirada, atención, tiempo o escucha. Muchas veces, vivimos tan apurados entre el trabajo y el resto de obligaciones que no vemos que los chicos nos están demandando tiempo de juego y de paseo: estar presentes.

La clave es ponerle palabras a esa situación y acompañar al niño en su deseo. El adulto debería ver qué es exactamente lo que ese niño pidió y no fue escuchado. A partir de ahí, explicar con la verdad y de manera comprensible, por qué no pudo ser satisfecho en su pedido y ponerle palabras al modo en que se siente él ahora y cómo debería haberlo pedido para ser escuchado correctamente.

Por ejemplo, si la escena es un niño sacudiéndose en el piso y llorando, pidiendo usar el celular de su mamá/papá, la propuesta es que esa mamá/papá pueda decodificar que tal vez el hijo lo que le está diciendo es "te extrañé", "no te vi en todo el día", "quiero que juegues conmigo" y responder a partir de esto con un "yo sé que no es el celular lo que querés, sé que me extrañaste, que yo estoy trabajando mucho y que querés que juegue con vos. Así que ahora vamos a dejar el celular acá y vamos a ir a jugar juntos".

Tratar de entender más a los pequeños y no enojarnos con ellos cuando hacen un berrinche es una forma de cuidarlos emocionalmente.