21
Mar, May

Labios al rescate: Consejos del Yoga Facial y de la Medicina Tradicional China para tener labios turgentes e hidratados todo el año

Typography

Si solés tener labios secos, agrietados, o deshidratados en otoño e invierno prestá atención a esta mirada holística, que te va a ayudar a mejorar el estado de tus labios de adentro hacia afuera.

 

 

 Con temperaturas en baja, calefacciones en alza, y un clima más seco, para muchas personas comienza la época del año en la que sienten la piel deshidratarse con mayor facilidad, y mucho más la de los labios que es tan delicada. Para otras personas, no es una cuestión estacional: conviven con labios secos, agrietados, opacos o deshidratados todo el año, aún cuando beben agua con frecuencia y cuidan sus labios con bálsamos y protectores.

 

En la Medicina Tradicional China nuestros labios nos dan información del estado energético de nuestro bazo, páncreas, estómago y sus meridianos, órganos que en conjunto tienen la función de transformar agua y alimentos en energía (qi) y en sangre, transportando y transformando fluidos por todo el cuerpo, manteniendo el tono muscular y la turgencia de la piel, y regulando el pensamiento y la concentración, entre otras funciones. Cuando el bazo está en equilibrio nuestros labios están humectados y rozagantes. Por eso, cuando no es así debemos preguntarnos qué puede estar desarmonizando a nuestro bazo.

 

El bazo en la Medicina Tradicional China pertenece al elemento Tierra, y su energía puede verse afectada tanto por causas externas como internas.

 

Los cambios climáticos, las transiciones entre estaciones suelen debilitarlo. Por lo que, justamente, al terminar el verano y unos días antes de iniciar una nueva estación debemos nutrir y cuidar su energía más que en cualquier otro momento.

 

Internamente, lo que más debilita energéticamente al bazo es la preocupación, el cansancio excesivo, el desgaste mental, los disgustos, los hábitos alimentarios inadecuados, comer apurados o de manera irregular.

Cuando en nuestro día a día prevalecen la ansiedad, las preocupaciones, los pensamientos recurrentes y el estrés, debilitamos la energía de nuestro bazo, con la consiguiente disfunción en el transporte de agua y nutrientes por el cuerpo y el estancamiento de qi (energía). Esto puede manifestarse de muchas maneras, por ejemplo, con:

 

-debilitamiento del sistema inmunitario y una mayor vulnerabilidad a las infecciones, lo que puede volver a la persona, a veces, más propensa a contraer resfriados y gripes con frecuencia,

 

-fatiga y cansancio frecuente,

 

-debilidad muscular,

 

-períodos menstruales intensos, o

 

-sequedad y pérdida de tonicidad en los labios.

 

Por eso, en este mundo multitasking, en el que las actividades y las responsabilidades se suceden sin parar, es necesario escuchar a nuestro cuerpo y aprender a revitalizarnos desde el interior con una alimentación más rica en nutrientes estacionales, y con pequeños cambios en nuestro día a día que nos permitan calmar la mente, cuidar nuestro espíritu y nuestro cuerpo.

 

Quiero compartirte una rutina simple de Yoga Facial, que te ayudará a reducir el nivel de estrés, a nutrir y armonizar tu bazo (páncreas y estómago), activando músculos y puntos específicos de sus meridianos, mejorando así el estado de la piel de tus labios y su turgencia de adentro hacia afuera.

 

Mini Rutina

 

Primero. Postura Inicial:

 

Esta postura es ideal para liberar tensiones de todo el rostro. Extiende, eleva y fortalece la zona de los pómulos inferiores y el área que rodea la boca.  Esto significa que ayuda a combatir las arrugas que se forman alrededor de la boca, suaviza las líneas nasolabiales y las arrugas finas de la risa. Además, al activar la circulación sanguínea y linfática en la zona, llevamos oxígeno y nutrientes a cada célula, favoreciendo la producción de colágeno y elastina de manera natural, eliminando también todas las toxinas y desechos que nos llevan a envejecer de manera prematura, lo que mejora notablemente el estado de los tejidos, haciendo que nuestros labios -con la práctica regular- se vuelvan más turgentes, humectados y elásticos.

 

Según la Medicina Tradicional China, esta postura es ideal para armonizar el bazo y el estómago.

 

 

¿Cómo hacerla?

 

1. Colocá tres dedos de tu palma izquierda sobre tus labios y presionalos, debajo de ellos y encima.

 

2. Llená cada parte de tu cavidad bucal con aire como si quisieras inflar un globo.

 

3. Colocá los dedos de la mano derecha en la mejilla derecha y empujá hacia adentro, de modo que todo el aire se transfiera al lado izquierdo, creando allí tensión.

 

4. Tené cuidado de no crear arrugas con los dedos en la mejilla y mantené los otros músculos faciales relajados.

 

5. Llevá la mirada hacia arriba y atrás y respirá profundamente. Mantené la postura por 30 segundos.

 

6. Desarmá la postura suavemente y cambiá de lado. Repetí.

 

Segundo. Postura Revitalizadora

 

Esta postura rejuvenece, levanta y tonifica prácticamente los 57 músculos de la cara y del cuello. Es la postura perfecta para elevar los pómulos, reducir las arrugas nasogenianas, voluminizar los labios, y eliminar tensión del rostro, especialmente de los músculos masticatorios. También equilibra las glándulas más importantes de nuestro cuerpo; hipotálamo, pituitaria, glándula pineal, tiroides y timo. Suaviza y revitaliza increíblemente la piel del rostro, sobre todo labios, cuello y escote.

 

 

¿Cómo hacerla?

 

1. Bajá tus hombros, respirá profundamente y luego elevá las comisuras de tu boca y sonríe.

 

2. Con tu boca hacé una “O” larga y estrecha.

 

3. Mantené esta postura durante unos segundos, respirá y sentí cómo se elongan los músculos.

 

4. Llevá tus labios hacia adentro cubriendo tus dientes con fuerza y mantené esa posición.

 

5. Asegurate que tu "O" aún sea larga y estrecha y que tus labios no se cierren.

 

6. Elevá las mejillas como cuando sonreís, y llevá las comisuras de la boca hacia arriba. Tené cuidado de no crear arrugas alrededor de los ojos.

 

7. Cuando hayas dominado la postura, cerrá los ojos y llevá la mirada hacia atrás para fortalecer el párpado inferior y activar el hipotálamo. No eleves la frente, ni subas los párpados superiores, al igual que los hombros deben estar relajados en todo momento.

 

8. Seguí manteniendo tu "O" aún más larga y levantá las mejillas, luego llevá la cabeza ligeramente hacia arriba y hacia atrás.

 

9. Para evitar arrugas, colocá los dedos en las sienes, presioná los músculos y empujá hacia arriba.

 

 

Tercero. Automasaje voluminizador

 

Finalizá esta mini rutina, con un automasaje de labios que te ayudará a eliminar ácido láctico de la zona, a drenar linfa estancada y a activar aún más la circulación sanguínea, de modo de inyectarle a tus labios un shot de oxígeno y nutrientes.

 

 ¿Cómo hacerlo?

 

1. Bajá tus hombros, respirá profundamente y luego formá pinzas con los dedos índice y pulgar de cada mano.

 

2. Con esas pinzas tomá tus labios desde el centro. Ahora empezá a presionarlos alternando 3 segundos de presión, 1 segundo de descanso, manteniendo estos movimientos por 30 segundos.

 

3. Luego, vas a corré tus manos hacia la derecha, hasta llegar a presionar la comisura y un poco más de tejido (cuando sientas una especie de bulto, seguí masajeando, se trata del modiolo derecho, estructura conformada por fibras musculares provenientes de varios músculos que se encuentran cerca de la boca y de la nariz.

 

4. Regresá con el mismo movimiento al centro, y luego repetilo hacia la izquierda.

 

Podés hacer este automasaje cada vez que sientas que tus labios están perdiendo hidratación, luminosidad y tersura.

 

Recomendaciones para la práctica.

 

El mejor momento para implementar esta mini rutina es durante la mañana, porque de acuerdo con la Medicina Tradicional China, el estómago y el bazo están más activos entre las 7 am y las 11 am.

 

Antes de entrar de lleno a las posturas, tomate unos segundos para respirar, calmar la respiración y sentir cómo están tus labios (¿están tensos, están tirantes, las comisuras están caídas?).

 

No uses aceite facial para esta rutina porque hará que tus dedos patinen y no podrás realizarla. Prepará mejor tu piel con un tónico y sérum hidratante no oleoso. Y recién al finalizar la práctica, aplicá la crema o aceite facial que uses normalmente.

 

Tratá de hacer la rutina delante de un espejo para cuidar la postura y chequear que no estés generando arruga alguna durante la práctica.

 

Si durante el día, tus labios se resecan, podés masajearlos nuevamente. No hay contraindicaciones.

 

De hecho, cada vez que los masajeás con el movimiento de pinza, les das un shot de oxígeno y nutrientes.

 

En la Medicina Tradicional China y en nuestra práctica de Yoga Facial no existe una línea divisoria entre nuestra salud y bienestar y, la cosmética. Para estar radiantes por fuera, para tener unos labios divinos, tenemos que cuidar no sólo el exterior, sino también nuestras emociones, nuestros órganos internos y nuestro espíritu. La clave siempre es crear armonía en todo nuestro propio Universo.