21
Mar, May

¿Qué podemos hacer con la obesidad en Argentina?

Typography

 En Argentina 6 de cada 10 adultos presentan exceso de peso, en niños en edad escolar 30% tiene sobrepeso y 6% obesidad. La obesidad no es un problema estético sino de salud, de hecho aumenta el riesgo de tener más de 200 problemas como: diabetes, hipertensión arterial, enfermedades respiratorias crónicas, enfermedad de los riñones, del hígado y algunos tipos de cáncer.

 

 
En los últimos 40 años la obesidad se triplicó y la diabetes aumentó un 60 por ciento. Son datos aterradores por el impacto que están teniendo y van a tener en el sistema de salud en el corto y mediano plazo. Es significativo porque uno de cada 3 niños tiene problemas de peso y la tendencia sigue en aumento.


Afortunadamente el año pasado se pudo conseguir obtener una Ley de Etiquetado que permita a los consumidores conocer un poco más acerca de lo que contienen los productos que consumen de una forma explícita.

 

Veremos en el mediano y largo plazo los otros efectos esperados por la ley: que las compañías con el fin de evitar los sellos hagan sus productos más saludables. Evitar un sello implica poner menos cantidades de nutrientes críticos cuyo consumo excesivo no es bueno para la salud.


Pero comer mejor no se agota sólo en responsabilidades de la industria alimenticia sino en políticas públicas nacionales como el Programa Pro Huerta - uno de los más antiguos y premiados del país - pero también medidas provinciales que mejoren el acceso a verduras y frutas, leche, yogur y otros alimentos frescos imprescindibles para tener una alimentación saludable.


Hace falta trabajar en las escuelas en educación alimentaria y en enseñar a cocinar cada una de las verduras y frutas disponibles. La Ley de Etiquetado se propone también mejorar los alimentos que se ofrecen en los colegios y sin dudas sería importante trabajar con los cocineros de los comedores escolares para mejorar la nutrición y variedad de sus platos.


El acceso al agua potable todavía sigue siendo un desafío para una parte de la población, sobre todo aquellos que viven en barrios vulnerables. Es imprescindible discutir políticas de alimentación y producción de alimentos o ocuparse de la problemática del suelo.


Impulsar el uso de la bicicleta para mejorar la cantidad de actividad física que hacen los ciudadanos o los programas deportivos también son excelentes decisiones de políticas públicas, lo mismo formas creativas de ocupación del espacio público que favorezcan la realización de actividad física como bicisendas, parques de skate u otro tipo de intervenciones.


Necesitamos muchas y urgentes políticas públicas. Habitualmente se culpabiliza a la persona o su voluntad por los problemas de peso, es hora de entender que el tema es bastante más complejo y requiere de decisión política y creatividad.