22
Mié, May

Día de la Obstetricia y la Embarazada: últimos avances, desafíos y la importancia del rol que desempeñan estos profesionales

Typography

 La obstetricia es la especialidad que se ocupa de acompañar y asistir a la persona gestante durante su embarazo, parto y puerperio (etapa que integra los 40 días posteriores al parto).

 

 

En nuestro país, cada 31 de agosto, se celebra el Día de la Obstetricia y la Embarazada, con el objetivo de promover la relevancia del rol que los obstetras y Lic. en Obstetricia tienen en esta etapa de la vida de la mujer y su bebé, cuidando la salud y el bienestar de ambos. “Nuestro rol consiste en acompañar y brindar educación sobre el embarazo, las opciones de parto, el cuidado postnatal, así como también detectar oportunamente cualquier complicación que pudiera surgir durante todo el proceso” explica María Eugenia Carducci, Obstetra y Médica del Hospital Italiano de Buenos Aires.

 

La importancia de las relaciones humanas durante esta etapa

 

Desde el embarazo, la relación entre el equipo de salud y la persona gestante, es de vital importancia. “El embarazo y en particular el nacimiento son situaciones de vulnerabilidad para la paciente, por lo cual poder desarrollar relaciones de confianza es el desafío y compromiso diario que asumimos como equipo”, explica la obstetra Lucía Vázquez, Subjefa del Servicio de Obstetricia del Hospital Italiano. “Con respecto a la concepción de la obstetricia, vemos que hoy tiene un enfoque centrado en la paciente y respetuoso de sus deseos y necesidades, lo que nos permite acompañarlas teniendo en cuenta sus preferencias”, agrega.

 

Las familias y las personas gestantes necesitan contención, poder sacarse dudas, hablar de lo que les pasa, de sus emociones.  El espacio de escucha, la relación médico paciente y la confianza van de la mano de la relación humana que logramos entablar, por eso diría que ser un buen profesional incluye la relación humana con las familias”, explica Fernanda Lage, autora del libro Preguntas de la Embarazada de delhospital ediciones, editorial del Instituto Universitario Hospital Italiano de Buenos Aires (IUHIBA) y médica del Servicio de Obstetricia del Hospital italiano.

 

Avances en el campo de la obstetricia y el aporte de la tecnología

 

María Eugenia Carducci explica que los avances más significativos en el campo de la obstetricia tienen que ver con el progreso de la tecnología, y repasa los principales avances, desde el punto de vista del Diagnóstico Prenatal como, por ejemplo, equipos de mayor resolución para la realización de ecografías más precisas que permiten una visualización detallada del feto y colaborar en la detección de anomalías congénitas. Por otro lado, las pruebas no invasivas de ADN fetal en sangre materna, que han aumentado la detección temprana de anomalías cromosómicas fetales.

 

Sobre este punto Carducci explica que la tecnología posibilitó avances en Terapia Fetal, permitiendo dirigir la atención médica hacia el feto como un paciente en sí mismo, comprendiendo enfoques terapéuticos directos dirigidos al feto o indirectos a través de la madre, con el propósito de mejorar el resultado perinatal. Tal es el caso de la Terapia Fetal farmacológica, donde se administran medicamentos a la madre, que atraviesan la placenta y logran tener un efecto sobre el feto, así como la Terapia Fetal invasiva, que abarca desde procedimientos con agujas finas guiados por ecografía hasta cirugías abiertas, por ejemplo, para la corrección del mielomeningocele (espina bífida).

 

Cabe mencionar también que la incorporación de simulación y entrenamiento en procedimientos obstétricos y manejo de emergencias ha impactado positivamente en la formación de los profesionales de la salud de este campo.

 

Lo que aún falta por recorrer

 

Si bien en los últimos años la tecnología permitió una gran evolución en este campo, existen aspectos de la obstetricia y el embarazo sobre los que aún prevalece el desconocimiento, entre ellos el conocer cómo disminuir la tasa de bebés prematuros, aún existiendo hoy múltiples protocolos para reducir los riesgos en pacientes con y sin antecedentes. “Nos falta conocer mucho aún en cómo predecir resultados adversos en pacientes que cursan embarazos de bajo riesgo”, comenta Lucía Vázquez.

 

María Fernanda Lage expone que “se habla muy poco sobre las pérdidas gestacionales o las complicaciones fetales o maternas que pueden haber durante el embarazo.  Son temas muy sensibles, pero justamente por eso es fundamental hacer visible esta problemática,  para que las familias a las que les toca atravesar una situación así no se sientan solas.  Cada vez se está conociendo más sobre estos temas, pero aún queda un largo camino por recorrer, tanto en educación como en acompañamiento”.

 

Para concluir, Cecilia Botazzi reflexiona sobre el rol que desempeñan los obstetras.  Nuestra obligación hoy, no sólo es la de poner a su disposición el conocimiento, sino el no olvidar los preceptos solidarios que le dieron nombre a nuestro quehacer, respetando las creencias y las pautas culturales, acompañando y respetando con dedicación y humanidad este sublime momento”.