08
Vie, Dic

Consejos para hablar sobre la menstruación con los niños

Typography

 Si tenés hijas en etapa de pubertad, uno de los temas de los que debés hablar con ellas es la menstruación. Como sucede con otros asuntos relacionados con el funcionamiento del cuerpo, puede ser difícil de abordar. Sin embargo, brindarles la información clara y directa es la mejor manera de evitar el desconocimiento y confusiones sobre el período menstrual y otros cambios físicos.

 

 

Aunque es una tarea que en la mayoría de los casos se adjudica a la madre como se evidencia en el más reciente estudio de Higiene y Salud de Essity, empresa global líder en higiene y salud, solo 6 de cada diez padres (hombres) habla de menstruación con sus hijas y 4 de cada 10 con sus hijos. Sin embargo, la menstruación es un tema de salud y no tiene género, por eso normalizar y abordar la conversación es responsabilidad tanto de hombres como de mujeres.

 

Para ayudarte a establecer una mejor comunicación con tus hijas la marca Nosotras –experta en cuidado femenino, referente en la categoría cuyo propósito es romper tabús alrededor de la menstruación - planteó una serie de preguntas al Dr. Juan Manuel Serini, médico especialista en ginecología y obstetricia, con el objetivo de acercarte esta guía basada en consejos de un experto en el tema.

 

¿Por qué habitualmente se les adjudica a las madres el rol de hablar de menstruación con sus hijas?

Creo que se relaciona más con dejar esta responsabilidad en las mujeres, por la experiencia que ellas tienen. Pero también podría tener que ver con que los hombres, a lo largo de la historia, no se han preocupado en aprender sobre el tema, debido a que es algo que no les sucede, por lo tanto, tampoco tienen suficiente información.

 

¿Cree que en el último tiempo hubo algún cambio en cuanto al rol del padre en esta temática?

Desde mi punto de vista, hubo un gran cambio, ya que el hombre actualmente participa más en esta temática, y esto lo relaciono con 3 aspectos. En primer lugar, aumentaron los divorcios, con lo cual muchas niñas conviven gran parte del tiempo con sus padres (varones) y estos deben informarlas y también acompañarlas a comprar los productos de protección femenina.  En segundo lugar, al normalizarse cada vez más la menstruación, más varones conocen del tema y quieren compartir la información con sus hijas. En tercer lugar, existen parejas de padres conformados por personas del mismo sexo, y esto ha llevado también a que más varones deban conocer y hablar de menstruación con sus hijas.

 

¿Por qué también es importante que se involucre al padre en la explicación de los cambios durante la pubertad en las niñas y la menstruación?

Es importante que el rol de explicar sobre el desarrollo del cuerpo a sus hijos sea una tarea compartida. Cada familia elegirá quién lo realiza en función de la temática. Pero, a su vez, es necesario que el padre tenga información general sobre cuáles son los cambios que atraviesa el cuerpo de la niña durante la pubertad, para poder acompañarla y estar preparado para responder las dudas que suelen aparecer en esta etapa.


¿Por qué considera que es importante que un niño conozca sobre los cambios que tienen las niñas durante la adolescencia?

Los niños deben conocer los cambios que suceden en las niñas durante la pubertad porque son pares con quienes comparten el día a día, en la escuela, en el barrio y en la familia también. Además, las niñas suelen sentir vergüenza de muchos de los cambios que les ocurren y miedo a mancharse. Estas sensaciones de vergüenza desaparecerían o, por lo menos, disminuirían si ellas supieran que estas temáticas son habituales y completamente normales.

 

 

¿Qué recomendaciones puede brindar sobre cómo el hombre debe abordar la explicación del tema con sus hijos?

Lo más importante es normalizar los cambios, explicando que es parte del crecimiento y de la vida diaria. Respondiendo todas y cada una de las preguntas que les surjan.

 

A las mujeres es importante hablarles de los cambios corporales como, por ejemplo, el desarrollo mamario, el crecimiento del vello pubiano y axilar y también hablarles sobre la menstruación. Qué significa, explicar que las primeras veces puede suceder algunos meses sí y otros no, pero que después va a ocurrir mensualmente. Se les puede regalar un paquete de toallas femeninas para que lleven con ellas, de manera que no las tome por sorpresa su primera menstruación. Es muy importante siempre hablarles del respeto hacia su propio cuerpo.

 

A los varones, además de hablarles de sus cambios corporales, se les debe contar lo que pasa con el cuerpo de las mujeres, los cambios que van a presentar, inculcándoles un tema de respeto hacia ellos mismos y los demás.  También se recomienda, hablar con ellos de qué se trata la menstruación, para que no se sorprendan si alguna vez una compañera de colegio o amiga se manchara con flujo menstrual.

 

¿Es aconsejable que un padre le muestre a sus hijos los productos que las mujeres utilizan durante el sangrado?

Totalmente, sí. El conocer los diferentes productos de gestión menstrual permite a la niña familiarizarse con ellos y sentirse segura que existen múltiples opciones para su comodidad. Y a los niños, este conocimiento los ayuda a no crear fantasías irreales sobre la menstruación y les permite tener el lugar para que pregunten y se informen.

¿Hay algún producto que sea el más recomendable para que utilicen las niñas durante sus primeros años con períodos menstruales?

Mi recomendación es que utilicen toallas femeninas ya que es lo más fácil de usar y le permite a la niña sentirse cómoda. Tal vez, más adelante, a medida que crezca y vaya conociendo más sus genitales, pueden explorar otras opciones.

 

 

A priori, consideramos que la mayoría de las niñas suelen tener vergüenza de hablar con su padre sobre la menstruación y los cambios en su cuerpo. En estos casos, ¿cómo el hombre debería ir abordando el tema con su hija para tener mayor fluidez de diálogo y que sus hijas adquieran la confianza para hablar con ellos?

 

La clave en toda familia es que exista el diálogo con los hijos y que no haya temas tabús. El padre puede preguntarle a su hija cómo se siente, si tiene alguna duda o algo que ella quiera contarle. Otra forma de ir abordando estos temas es que participen padre y madre juntos de las charlas con su hija.

 

¿A qué edad los niños suelen preguntar sobre la menstruación y los cambios en su cuerpo? Si no preguntan nada, ¿a qué edad es recomendable comenzar a hablar con ellos sobre estos temas y por qué?

 

No es habitual que las niñas pregunten, porque es algo desconocido para ellas, excepto que alguna amiga le haya contado o se lo hayan enseñado en la escuela. Por eso es importante que los padres estén atentos a los cambios de su hija para hablar de la menstruación.

 

La primera menstruación suele ocurrir alrededor de los 10 años y este es un muy buen momento para empezar a hablar de la menstruación con las niñas. Como complemento, se puede buscar apoyo en la consulta con su pediatra o con un ginecólogo especialista en esta edad.

 

En caso que el padre no quiera hablar con sus hijos por vergüenza o por no saber cómo enfrentarlo, ¿se puede acudir al pediatra u otro profesional para hacerlo?

 

Es muy bueno saber que se puede hablar de estos temas en la consulta de pediatría o en una consulta con un ginecólogo especialista en infantojuvenil.

 

Como profesional de la ginecología, ¿suele recibir mensajes en sus redes sociales o visitas a su consultorio de hombres que no saben cómo hablar de la menstruación con sus hijos?

 

No es algo habitual, pero hace relativamente poco tiempo se acercó a la consulta un varón para que lo asesore sobre cómo hablar con su hija adolescente y que le informe qué controles debía hacerse. Hacía un mes había fallecido su esposa y se daba cuenta que no tenía las herramientas necesarias para acompañar en el crecimiento a su hija.

 

¿Cuáles son los principales tabúes y temores a los que se enfrentan los padres al momento de hablar con sus hijos sobre la menstruación y los cambios en el cuerpo de las mujeres?

 

El principal tabú es el desconocimiento y todavía muchas personas suelen considerar a la menstruación como algo sucio.