25
Mar, Jun

Cómo elegir el médico perfecto para tu primera cirugía estética

Typography

 Decidir realizarse una cirugía o un procedimiento estético no es algo menor. Generalmente conlleva un proceso en el que se  auto confirma el deseo de cambio como así también se evalúan otros factores importantes como el tema económico, los tiempos disponibles para realizarlo, organización de la agenda laboral, actividades familiares, viajes, eventos y demás cuestiones que hacen a la vida de cualquier persona. Pero fuera de este análisis hay un ítem fundamental que es el de elegir un profesional idóneo y acorde a las necesidades del paciente.

 


En la Argentina, ser cirujano plástico es un camino largo, de muchos años de estudio en los que se les provee del bagaje suficiente para poder tratar pacientes de manera eficiente y con el más alto estándar. Para ello primero transitan  la universidad durante 6 o 7 años,  posteriormente se realiza una especialidad básica (así se llama a las especialidades que preceden a post básicas como lo es cirugía plástica) en cirugía general que se realiza por un periodo de 4 años. 

 

Una vez finalizada la especialidad básica pueden comenzar con la de cirugía plástica  que tiene una duración de 3 años, sin contar la realización de fellows en el exterior con el fin de adquirir habilidades específicas de algún área,   para obtener el título habilitante. Recién en ese momento pueden comenzar a ejercer la especialidad aunque esto no es suficiente ya que la formación médica es continua y deben estar en constante actualización (cursos, jornadas, congresos, simposios, masterclass,  etc.).

 

Para realizar procedimientos de medicina estética o armonización facial es fundamental formarse constantemente para adquirir el conocimiento necesario para llevar a cabo estos procedimientos de forma segura.

 

El reconocimiento del profesional es clave: debe ser avalado por sociedades científicas que son las que nuclean a los profesionales que cumplen con los requisitos enumerados, que se han formado correctamente  y que por ende tienen la capacidad de realizar procedimientos quirúrgicos adecuadamente.


Es clave saber elegir correctamente al profesional que nos brindará atención, pero por otro lado también concientizar sobre los productos a los cuales accedemos para nuestros tratamientos. Es importante que el profesional nos muestre el producto a inyectar, que nos explique de qué se trata, su mecanismo de acción, riesgos y beneficios.

 

Estos productos deben cumplir habilitaciones,  deben ser aprobados por ANMAT (quien autoriza qué puede usarse y qué no) y el ministerio de Salud de la Nación.