24
Sáb, Feb

¿Cómo afectan las altas temperaturas al rendimiento físico?

Typography

El calor aumenta la temperatura corporal interna, lo que puede hacer que la persona se fatigue más rápidamente durante el ejercicio debido a que el cuerpo trabaja más para mantener la temperatura adecuad, lo que puede afectar el rendimiento cardiovascular. El corazón tiene que trabajar más para bombear sangre hacia la piel y los músculos. Además, disminuye la fuerza y la resistencia muscular. Esto se debe en parte a la pérdida de agua y electrolitos a través del sudor.

 

 La deshidratación puede afectar negativamente el rendimiento físico y aumentar el riesgo de calambres musculares y golpes de calor.

La Lic. en Nutrición Mariela Pacho (MP 3372/ MN8021) de DIM Centros de Salud, da pautas de cómo debe ser la alimentación nutricional en días calurosos para maximizar la recuperación muscular y la energía.

-Hidratación: Mantener una hidratación constante a lo largo del día. No esperar a tener sed, ya que la sed puede ser un indicador tardío de deshidratación.

-Reposición de electrolitos: En climas calurosos y durante el ejercicio intenso, se puede perder electrolitos a través del sudor. Considerar el consumo de bebidas deportivas o alimentos ricos en electrolitos para ayudar a mantener un equilibrio adecuado.

-Monitorear el color de la orina: Un color claro de la orina suele ser un indicador de una buena hidratación, mientras que la orina oscura puede indicar deshidratación.

-Alimentación: Incluir frutas y verduras con alto contenido de agua en la alimentación como sandía, melón, pepinos y lechuga, peras, tomate y cítricos. Optar por comidas más livianas y equilibradas que incluyan carbohidratos, proteínas y grasas saludables. Hacer uso de snacks saludables como yogurt, frutas frescas, frutos secos o barras de granola para mantener niveles de energía estables. Tener en cuenta que las comidas pesadas pueden aumentar la sensación de calor y ralentizar la digestión. Evitar alimentos altos en sodio que pueden contribuir a la retención de líquidos como alimentos procesados y salados, fiambres, anchoas, quesos duros y encurtidos.

-Evitar el alcohol y la cafeína: Estas sustancias pueden tener efectos deshidratantes, así que se debe limitar su consumo.

-Bebidas isotónicas: Considerar incluir bebidas de reposición, si el ejercicio es superior a 2 horas y si se está realizando ejercicio intenso y perdiendo grandes cantidades de sudor.

 ¿Se debe hacer un chequeo previo?

Es recomendable realizar un chequeo físico previo antes de comenzar un programa de ejercicio, especialmente si se planea realizar actividades intensas o si se tiene condiciones médicas preexistentes.

Un chequeo físico puede ayudar a identificar posibles riesgos para la salud y garantizar que se está en condiciones de realizar determinadas actividades físicas. Especialmente si la persona es mayor de 40 años y no ha estado físicamente activo, si tiene condiciones médicas preexistentes, como enfermedades cardíacas, diabetes, hipertensión u otras afecciones crónicas, o si se planea realizar ejercicios intensos o de alta intensidad.

Recordar que la seguridad es lo más importante al comenzar un programa de ejercicio. La información recopilada durante un chequeo físico puede ayudar al médico o profesional de la salud a diseñar un programa de ejercicio adecuado a las necesidades y limitaciones específicas.