13
Sáb, Abr

Invasión de mosquitos: Dengue y Encefalitis Equina

Typography

 Actualmente se transita una situación crítica con respecto a la gran circulación de mosquitos en diversas regiones del país. Esto trae aparejado, además de las molestias causadas por sus picaduras, la transmisión de diversas enfermedades como la encefalitis equina y el dengue. Especialistas estiman que esta invasión durará de 7 a 10 días más.

 

En este marco, las doctoras Verónica Bramajo (MN 97448 / MP 333764) y María Mercedes López (MN 97453 / MP 333760) -, especialistas en clínica médica de DIM Centros de Salud, hablan sobre las medidas de prevención y las señales de alerta en cada caso.

Encefalitis Equina del Oeste (EEO)

La encefalitis equina del oeste es una infección causada por un virus del género Alphavirus de la familia Togaviridae. La enfermedad afecta principalmente a los caballos y puede transmitirse de los animales a las personas a través de la picadura de mosquitos Aedes albifasciatus y posiblemente Aedes scapularis infectados que actuán como vectores..

A su vez, los mosquitos podrían adquirir esta enfermedad en algunas especies de aves, caballos infectados, liebres y algunos reptiles.

Es importante destacar que los humanos no transmiten estos virus a los mosquitos, y no se ha comprobado la transmisión de persona a persona.

El período de incubación de la EEO y las demás especies varía de 2 a 10 días. Las enfermedades causadas van desde cuadros leves (cefalea, fiebre) hasta meningitis aséptica y encefalitis. Algunos síntomas son: dolor de cabeza, decaimiento, escalofríos, fiebre, mialgias y malestar general. Las manifestaciones neurológicas aparecen al cabo de varios días y pueden incluir: letargo, somnolencia, rigidez de nuca, fotofobia y vértigo. En casos graves, estupor y coma.

Generalmente la mejoría comienza varios días después de la defervescencia, entre 7 a 10 días. La tasa de letalidad es del 3 al 4%, pero los adultos generalmente se recuperan completamente. Los niños tienen mayor riesgo de padecer infecciones del sistema nervioso central..

Si la persona se encuentra en zona de riesgo (zonas rurales con presencia de equinos, regiones donde haya agua estancada con posible presencia de huevos, etc), se debe consultar en una guardia médica para recibir un seguimiento.

Si no se está en zona de riesgo o la posibilidad de picadura por estos mosquitos es mínima, hay que controlar los síntomas, estar atentas a la presencia de fiebre, malestar general, cefaleas o mialgias. Ante la presencia de algún síntoma o signo neurológico, concurrir de manera urgente a la guardia más cercana.

No existe un tratamiento antiviral específico, las personas que presenten signos neurológicos deben ser evaluadas por un especialista y requieren un monitoreo estrecho.

¿Cuál es la diferencia con los síntomas del Dengue?

En general los síntomas del dengue son: fiebre acompañada de uno o más de los siguientes síntomas como dolor detrás de los ojos, de cabeza, muscular y de articulaciones, náuseas y vómitos, cansancio intenso, aparición de manchas en la piel, etc.

Si al momento de disminuir la fiebre o en los días posteriores, alguno de los síntomas se agudiza, reaparece o se detectan nuevos síntomas, acudir a un centro de salud a la brevedad.

El dengue más grave es de forma hemorrágica. Se asocia con pérdida del apetito, vómitos, fiebre alta, dolor de cabeza y dolor abdominal. Pueden ocurrir shock e insuficiencia circulatoria. Si no es tratado causa la muerte hasta en el 50 por ciento de los casos. Ante estos síntomas se debe acudir al centro de salud de inmediato para recibir el tratamiento adecuado.

Siempre es necesario consultar al médico y realizar estudios de laboratorio para controlar plaquetas y hacer el diagnóstico definitivo.

En cuadros leves, se deben tratar los síntomas. Se aconseja hidratación abundante, analgésicos como el paracetamol. En cuadros graves, se deberá internar al paciente, administrar suero, coloides líquido endovenoso y realizar transfusiones en caso de que haya hemorragias.

Medidas de prevención:

- Mantener ventanas cerradas o colocar mosquiteros para evitar el ingreso de mosquitos. 

- Eliminar o proteger recipientes y otros objetos que puedan acumular agua.

- Uso de ropa clara y de manga larga.

- Aplicación periódica de repelentes de insectos con el ingrediente activo DEET. Es necesario volver a aplicar el producto periódicamente, cada 2 a 3 horas si la concentración de DEET es de 10% y cada 6 hs si es de 30%.

- También pueden utilizarse repelentes que contengan icaridina.

- El uso de repelentes con citronella como principio activo tienen un efecto menor que los que contienen DEET.

 - Otros herbales como tinturas de clavo de olor, palo amargo, entre otras, o repelentes ultrasónicos no son efectivos contra la picadura de mosquitos.