22
Mié, May

Exceso de ruido: Problemática invisible con consecuencias reales

Typography

El ruido es una problemática actual que afecta principalmente a las grandes ciudades, como la Ciudad de Buenos Aires, que es la más ruidosa de Latinoamérica y casi, del mundo.  

 

 La exposición a ruidos fuertes puede generar problemas físicos y mentales en las personas, desde pérdida auditiva, estrés, problemas de dormir, dificultad para concentrarse, hipertensión y enfermedades cardíacas, por eso, la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que la contaminación acústica es uno de los principales riesgos ambientales para la salud pública. Uno de sus estudios, estima que, en 2050, casi 2.500 millones de personas vivirán con pérdida auditiva, de los que al menos 700 millones necesitarán rehabilitación.  

Este tipo de contaminación puede ser externa, por tráfico vehicular, obras de construcción, actividad nocturna, actividades industriales y comerciales o interna, que suelen ser por los electrodomésticos, mascotas, voz humana, música y otros ruidos producidos por actividades domésticas.  

Si bien lo ideal sería reducir la exposición lo más posible en ambos entornos, la contaminación externa es ciertamente más difícil de manejar que la interna, ya que esta última puede disminuir de manera mucho más sencilla. En primer lugar, se podrían instalar materiales aislantes en paredes, techos y pisos o utilizar alfombras y cortinas ya que estos elementos pueden ayudar a absorber el ruido y reducir su reverberación dentro del hogar. A su vez, los electrodomésticos ruidosos como heladeras o lavarropas son otro aspecto para considerar, ya que deberían quedar apartados de las zonas de ocio y descanso.  

Actualmente existen equipos con tecnología que disminuye el ruido, reduciendo así la contaminación sonora en el hogar. Un ejemplo es LG Electronics, que con su tecnología Inverter logra reducir el ruido generado por varios de sus productos, desde heladeras y lavarropas hasta aires acondicionados. Esta tecnología permite que los motores de los electrodomésticos funcionen a velocidades variables, lo que significa que no tienen que funcionar a su máxima capacidad todo el tiempo, reduciendo así el ruido y el consumo de energía. 

Es fundamental que se tome conciencia acerca de los problemas que conlleva la contaminación sonora. Encontrar espacios de silencio en el hogar puede ser una excelente manera de alejarse de la contaminación constante que se experimenta a diario, lo cual puede ayudar a contrarrestar los efectos negativos de la exposición al ruido y mejorar la calidad de vida.