22
Mié, May

Cáncer de ovario: sólo el 20% de los casos se detectan en un estadio temprano

Typography

El 8 de mayo es el Día Mundial del Cáncer de Ovario, una fecha que busca concientizar acerca de esta enfermedad, ya que la mayoría de las veces su diagnóstico es tardío por la característica que presenta en su sintomatología, sólo un 20% de los casos de cáncer de ovario se detectan en un estadio temprano.

 

 En Argentina, constituye el quinto tipo de cáncer más común en mujeres, según el Instituto Nacional del Cáncer. A nivel mundial, se estima que afecta a unas 250 mil mujeres.

La Dra. María Laura Martínez (MN: 98033 / MP: 225443), especialista en Ginecología de DIM CENTROS DE SALUDwww.dim.com.ar, explica que la mayoría de los cánceres ováricos se originan después de la menopausia, en mujeres de 63 años o más. Sin embargo, su riesgo se incrementa antes de esta etapa en caso de antecedentes familiares de cáncer de ovario, mama o cáncer colorrectal.

Los síntomas suelen presentarse en fases más avanzadas. Entre ellos se encuentran: abdomen hinchado; dolor abdominal o pélvico; cansancio, fatiga y pérdida de peso; alteraciones de período menstrual; estreñimiento, entre otros. Cuando son causados por el cáncer de ovario, estos síntomas son más persistentes y tienden a representar un cambio de lo que es normal.

De acuerdo al American Cancer Society, los ovarios están compuestos principalmente por tres tipos de células que se pueden desarrollar en un tipo diferente de tumor. Así se encuentran los tumores epiteliales que se originan de las células que cubren la superficie externa del ovario; los tumores de células germinales que se originan de las células que producen los óvulos; y los tumores del estroma que surgen de las células del tejido estructural que sostienen el ovario y producen las hormonas femeninas estrógeno y progesterona. Algunos de estos tumores son benignos y no se propagan fuera del ovario, agrega la Dra. María Abril Acosta (MN: 165323 MP: 339640), especialista en oncología de DIM CENTROS DE SALUD. En tanto, los tumores ováricos malignos o tumores de escasa malignidad pueden hacer metástasis a otras partes del cuerpo.

Además de la edad y los antecedentes familiares, otros factores de riesgo que se pueden señalar son la obesidad, aquellas mujeres con un índice de masa corporal de al menos 30 tienen un mayor riesgo de contraerlo; la terapia hormonal después de la menopausia, las mujeres que usan estrógenos en esta etapa tienen un mayor riesgo de padecerlo; y nuligesta o embarazos tardíos, las mujeres que tienen su primer embarazo a término (completo) después de los 35 años o que nunca tuvieron un embarazo a término tienen un mayor riesgo.

En este sentido, la Dra. Martínez agrega que los factores de riesgo no lo indican todo. Presentar uno, o incluso varios factores de riesgo, no significa que dicha persona tendrá la enfermedad. Además, muchas personas que adquieren la enfermedad pueden no tener factores de riesgo conocidos.

Una vez detectado el cáncer de ovario, el equipo médico recomendará una o más opciones de tratamiento. Los principales para el cáncer de ovario son: Cirugía, Quimioterapia, Terapia hormonal, Terapia dirigida y Radioterapia. Por lo general, se emplean dos o más tipos de tratamientos.

Según la American Cancer Society, el primer paso en el tratamiento consiste en realizar una cirugía para extirpar y clasificar según el estadio el cáncer. El tratamiento posterior depende del subtipo del cáncer y del éxito de la cirugía. Puede que en estadios tempranos la cirugía sea suficiente, o puede ser que en tumores de alto grado o en estadios más avanzados sea necesaria la quimioterapia posterior preventiva. En casos que el tumor esté muy avanzado o la cirugía no sea una opción, el tratamiento con quimioterapia es la opción indicada.