20
Sáb, Jul

Postura del aguador: Variantes

Typography

Esta postura del aguador es de acción sobre las piernas, y también estimula todos los músculos y nervios del tronco.

Para hacerla hay que ponerse de rodillas en el suelo, con los brazos a ambos lados del cuerpo, luego elevar la pierna derecha y situar la planta del pie derecho sobre el suelo, cerrar las manos vigorosamente, desplazar el peso del cuerpo hacia la pierna derecha y estirar tanto como se pueda la izquierda. Podés optar por la modalidad de dejar la rodilla izquierda en el suelo o mantenerla en el aire, que tonifica más las piernas.

Después de estos pasos hay que elevar el brazo derecho en el aire, bien estirado con la mano cerrada, por encima de la cabeza y estirar el brazo izquierdo hacia la pierna izquierda, con la mano bien cerrada. Hay que mantener la postura con el rostro mirando hacia delante y respirando pausadamente. No se debe inclinar el torso hacia delante o hacia los lados.

Se deberá realizar la asana nuevamente pero invirtiendo la posición de las piernas y de los brazos.

Toda la concentración está en la base de la espina dorsal.

El tiempo de duración es de 20 a 40 segundos y se la ejercita dos veces de cada lado.

Los efectos que tiene esta postura de yoga es que ejerce un profundo masaje sobre los glúteos y las regiones coccígea, sacra y lumbar; fortalece todos los músculos y nervios de las piernas; le da mayor flexibilidad a las articulaciones de las extremidades inferiores; vigoriza la musculatura de los brazos, la espalda y el pecho; mejora el riego sanguíneo a la parte media inferior del cuerpo; previene contra las várices, ciática y lumbago y dota de gran elasticidad a la ingle.