24
Sáb, Feb

¿El caracol pasará a ser tu mascota preferida?

Typography

 

El caracol ocupa un rol importantísimo en la cosmética femenina debido a las propiedades curativas y regenerativas de su baba. Ésta es una secreción que baña su cuerpo y cumple funciones relacionadas con su movilidad, su respiración, su defensa y también con sanar sus tejidos y reparar su caparazón cuando se rompe.

La baba del caracol es recomendada para la limpieza facial; para mejorar la textura del contorno de los ojos; para rejuvenecer la piel, disminuir las arrugas, el acné, las manchas en la piel y para eliminar las cicatrices, estrías y reducir la celulitis.

Esta novedad fue descubierta por cocineros que al utilizar caracoles para sus menús se dieron cuenta que sus manos quedaban suaves y tersas a causa de la baba de estos providenciales animales invertebrados y hermafroditas.

Después de las respectivas investigaciones se descubrió que es efectiva y sorprendente debido a sus componentes.

Posee vitaminas; aminoácidos; enzimas fibrinolíticas que limpian y permiten la buena circulación en los capilares sanguíneos que hay en la piel, asegurando la correcta oxigenación y nutrición de los tejidos, razón primordial por la que rejuvenece y elimina las arrugas; antibióticos naturales que destruyen las bacterias de la piel causantes del acné; el colágeno que regenera células y que da lugar a proceso de reproducción dejando la piel tersa y suave; la elastina que realiza el proceso de estiramiento; el ácido glicólico que tiene un efecto de peeling natural; y la alantoína, que su principal efecto es la fuerte estimulación de la proliferación celular y la reconstrucción del tejido.

Por todas estas propiedades es un producto totalmente natural que no tiene riesgo alguno. Una vez que lo uses te van a encantar los resultados, a tal punto que vas a empezar a tener tu propia colección de caracoles y los vas a querer y a cuidar como a tu mascota preferida.